Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

CABARET ARGENTINA




Crítica al Cabaret de Buenos Aires


El 12 de mayo de 2007; se estrenaba en el teatro Astral; una de las obras musicales más importantes de la historia: Cabaret. Con un elenco y equipo creativo Argentino; esta obra no tardo en ser la mas vista de Buenos Aires.

El teatro, convertido en un cabaret berlines de los años 30, y dos piernas gigantes enfundadas en medias y portaligas te recibían y, automáticamente, te transportabas a otro mundo; a otro tiempo y a otro lugar. El clima que se vivía antes de que comience cada función era especial; un letrero que decía KIT- KAT- KLUB; unas escaleras de caracol y puertas en lugar de bambalinas.

Al poco tiempo; unas “mujeres” (el caso es que no todas eran mujeres) con instrumentos musicales se colocaban y comenzaban a afinar; era la orquesta que se preparaba para comenzar. La luz se apagaba; la ansiedad crecía y ya todo estaba preparado para una nueva función del cabaret.

Había un cabaret y había un maestro de ceremonias; había una ciudad llamada Berlín y un país llamado Alemania.

Marcelo Trepat; en la piel de Clifford Bradshaw nos adentraba en la historia que con un Willkommen estupendo nos abrían las puertas a lo que seria un mundo feliz, sin problemas, en donde las chicas eran divinas y hasta la orquesta lo era. De todas formas, mientras la historia comienza a ser transitada, esa coraza divina comenzaba a desmoronarse y a vivirse una historia cada vez mas tensa.

Marcelo Trepat; a lo largo de las dos temporadas de Cabaret (las divido así: la primera con Alejandra Radano, y la segunda con la estupenda Karina K) brillo en su personaje aunque se noto una mejoría a los largo del tiempo.

Con los acordes del “Willkommen” y detrás de una puerta ubicada debajo de la orquesta, justo en el centro del escenario, salía el increíble EMCEE, interpretado por el ovacionado Alejandro Paker.

Qué decir de este personaje, que cada vez que salía al escenario te irradiaba esa energía. Qué decir del personaje que llevaba adelante la obra, qué decir de la persona detrás del personaje, con un talento único, con una química con el espectador fabulosa y una presencia escénica increíble. La verdad que causa orgullo ver personas tan talentosas y preparadas como en este caso Ale Paker; que no pierden el personaje ni un minuto y que cada vez que aparece, el publico se sorprende. ríe y hasta se conmueve como, por ejemplo, en esa versión buenísima de “y a mi qué” en donde, con un grito enfundado en lágrimas, nos sacude y pone la piel de gallina. Realmente, el público ovacionaba a Paker, que se merecía dichos aplausos y que en cada función daba el 100% y dejaba todo arriba del escenario.

Y ahora con ustedes la estrella fraulein Sally Bowles.
¡Hola queridos!

Así saludaba cada función la protagonista femenina de esta obra, que con una energía electrizante bajaba rápidamente las escaleras de caracol para unirse al resto del elenco.

Este personaje fue interpretado por dos mujeres cuyos nombres son muy grandes en el mundo del teatro musical: Alejandra Radano y Karina K. Dos mujeres que, aunque compartían el mismo personaje lograron cosas diferentes.

Alejandra Radano fue la primera en pasar por la piel de Sally y, aunque no lo hizo mal, en momentos flaqueaba el personaje. De todas formas, la Radano le aportaba al personaje una cuota de locura y chispa muy buenas, y hay que tener en cuenta que tiene una presencia vocal, que se contradice con su cuerpo: bajito y pequeño. Dueña de una fuerza que estremece, se destacaba en las versiones de “Quizás ahora”, y en una versión escalofriante de “Cabaret” en donde ella con solo un micrófono y sin coreografía alguna lograba poner la piel de gallina a toda una sala repleta.

Luego, en octubre del 2007, llegaba Karina K que, a pesar de ser pequeña, se la veía gigante en el escenario que, por otro lado, le quedaba chico. Desde que saluda en el “Willkommen”, uno ya sentía lo que iba a dar esa mujer.

Karina K hacia una versión extraordinaria, y llena de comicidad de “No le digas a mami”, en donde jugaba cada estrofa de la canción con tonos diferentes y picarescos. Luego arrasaba con una coreografía impecable y una voz que dejaba atrás el tono de una nena para despedir a un hombre en la espectacular puesta de “Mein Herr”. Siete mujeres, siete sillas y la voz de Karina K: la combinación perfecta.

Se lucía, al igual que la Radano en “perfectamente maravilloso” y en la versión bellísima y llena de emoción de “quizás ahora”. En el segundo acto dejaba atrás la frivolidad de Sally y se introducía de lleno en el conflicto del personaje. Karina K. le sacó el mejor jugo al tema “Cabaret”, con las miradas al publico, con la historia que cuenta de Elsie, cambiando las intensidades y los tonos, en momentos susurrando y finalmente gritándole a toda una platea anonadada que El tiempo vuela entre cuna y cajón ese es el a, b, c la vida es un cabaret no mas; solo un cabaret no mas; y ¡yo amo este cabaret!

Llegaba al clímax del personaje en la obra y nos cerraba el concepto de la misma, generando una estruendosa ovación por parte del público.

Los otros protagónicos, que eran la parejita de ancianos: fraulein Schneider (Luz Kerz) y Herr Schultz (Juan Carlos Pupo). Esta parejita pasó por varias instancias; lo mejor de todo es haber podido ver el cambio de estos dos personajes. Al principio, se los veía un poco fríos y, en momentos, hasta un poco desconectados. Pero, con el correr de los meses y, sobre todo, en la segunda temporada (2008), crecieron muchísimo. La relación mejoró y se convirtieron en una de las atracciones de la obra; supieron compartir el escenario y hacer de esas escenas maravillosos momentos. En la ultima función (30 de marzo de 2008) en “La canción del anana” era tal la conexión entre ellos que Luz terminó el tema con lagrimas en sus ojos. Geniales.

Y en papeles un poco mas secundarios, pero no menos importantes estaban: Fraulein Kost (interpretado por Patricia Echegoyen en la primer temporada y por Laura Silva en la segunda). Dicho personaje estuvo perfectamente interpretado por las dos actrices; cada una lo jugo por un lado distinto, pero ninguna perdió comicidad ni intención en el personaje. Finalmente, en la escena del casamiento entre Schneider y Schultz, al final del primer acto, las dos supieron ponerle el cuerpo a un tema con muchísima fuerza y movilizador como es el “Mañana me toca a mi”; las dos estuvieron muy bien acompañadas por Diego Mariano, que interpretaba de una forma muy natural, y con un acento alemán impecable a Ernst Ludwing; el alemán nazi de la obra.

En líneas generales, todo el elenco supo acompañar a estos protagonistas, y cada uno de ellos se ha lucido en diferentes personajes que iban apareciendo a lo largo de la obra, como, así también, los reemplazos de los protagonistas estaban preparados a la par de los titulares, y daba gusto verlos. Por el elenco de Cabaret; pasaron los siguientes nombres: Cecilia Estévez; Flavia Pereda, Laura Montini, Laura Winter, Milagros Michael, Patricia Browne, María Bermúdez, Charly G, Christian Gimenez, Nicolás Armengol, Miguel Young, Sebastián Vitale, Tiky Lovera; Carlos Romano; Mariana Jaccazio; Debora Turza; Agustin Alvarez y Luis Podesta. A todos ellos hay que felicitarlos porque dejaban todo arriba del escenario y ayudaban a construir ese universo mágico que tiene Cabaret.

La orquesta, así como nos decía Emcee en el “Willkommen”, era divina, con una direccion a cargo de; Hernan Matorra y en la cual participaban: Gonzalo Fuertes; Adriana Kahn; Gisela Capel; Eliana Luini; Valeria Matsuda; Giselle M,organ; Fernando Valles y Marisa Wiedmer. Todos ellos hacían un trabajo excelente a la hora de tocar los temas de “Cabaret” y tenían su momento en el “Entreacto”, en donde hacían un popurrí de los temas de la obra y eran recompensados por el publico con estruendosos aplausos.

Y bueno, todo en Cabaret funcionaba y era un producto de excelencia; con trabajos perfectos de: Ariel del mastro ( Director gerneral y diseñador de iluminación); Ruben Viani ( Direccion de actores) Elizabeth de Chapeaurouge ( Coreografa); Julian Vat (Director musical); Dedilia Stanzione (Directora Vocal); Gonzalo Demaria ( Traductor y adaptador) Jorge Ferrari ( Diseñador de escenografia) Gaston Briski ( Diseñador de sonido) y Rocio Rodríguez Conway (Directora Residente).

Con todo este equipo detrás, era difícil que Cabaret no fuera una Excelente propuesta; y es en ellos en los que se apoyaron los actores pera poder alcanzar sus personajes. La puesta de luz increíble, generaba climas dentro de escenas; las coreografías originales de esta versión eran geniales: desde el “Willkommen” en donde todo el elenco baila a la par y parecía que el espectador estaba dentro de un circo freak, y “Mein Herr “con una puesta maravillosa con sillas, y hasta un “Kick line” en donde la coreógrafa intervino el baile con marchas nazis de la época. Las voces y la música funcionaban al 100%; la escenografía, aunque era despojada, estaba muy bien lograda, y esas piernas gigantes sorprendían. El vestuario de cada personaje estuvo perfectamente confeccionado.
Todo en Cabaret -Aquí la vida es divina- estuvo cuidado al extremo. Podría pasarme hojas y horas enteras escribiendo pero seria decir más de lo mismo. El 30 de marzo llego, lamentablemente, la ultima función; el teatro parecía un estadio y con una gran ovación del publico, antes de que comiencen a escucharse el sonido de las teclas de la maquina de escribir de Clifford, empezó lo que seria el principio del fin.

Esa función fue a mi parecer (que tuve la oportunidad de ver la obra una decena de veces) la mejor sin ningún lugar a duda, y con una gran emoción y un poco de nostalgia finalmente pasó.

Cabaret fue, es y será divina, gracias a dios; es de esas obras que siempre vuelven porque de alguna forma u otra están vigentes y es de esos clásicos que uno no puede morirse sin dejar de verlos.

Cabaret- Aquí la vida es divina- Se estreno el 12 de mayo de 2007 y tuvo su ultima función el domingo 30 de marzo de 2008.En ese tiempo; fue vista por mas de 150.000 personas y ganadora de 3 premios ACE y 2 premios Clarín. Aclamada por el publico y la critica se convirtió en el espectáculo mas visto de Buenos Aires; Argentina.



Gonzalo Quintana

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS