Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Entrevistas

DESDE "LA CASA DE ATRÁS"




Pasamos la tarde con Marta Valverde y Rocío León. Esto es lo que nos contaron...


En el Teatro Calderón nos encontramos con las protagonistas de nuestra siguiente entrevista. La primera en aparecer era la ya veterana y brillante Marta Valverde, conocida por su larga vida en el mundo del musical, habiendo participado en espectáculos tan conocidos como “El diluvio que viene” en tres papeles diferentes, o “Mamma mía”, a sus 31 años de carrera.

-“El teatro es mi pasión, porque el público en directo es un regalo del cielo”- nos confesaba, dando visible muestra de lo feliz que se siente al poder trabajar en lo que, según ella, es el trabajo más bonito del mundo. Nos dijo también que lo suyo no es mérito, pues tiene el privilegio de tener un referente muy bueno en su padre, Lorenzo Valverde, para ella el más grande de este país.

En el presente musical, Marta da vida a la Señora Van Daan, una de las más cómicas del dramático relato. Precisamente esa, era nuestra primera duda:

REDTEATRAL- ¿Cómo se plantea un personaje como la señora Van Daan, con una bis cómica evidente, en medio de tan tremendo drama?

MARTA- Realmente era una mujer muy extrovertida con mucho don de gentes, atractiva incluso, aunque medía poquito y era gordita, no tenía nada que ver conmigo en ese sentido. Pero sí tenía ese carácter muy afable, incluso a veces parecería ser como un poco banal. Pero muy preocupada de su marido, con unos sentimientos bastante nobles y muy jocosa también. Luego tenía muchos contrastes porque demostraba mucho miedo en algunos momentos, se ponía muy histérica en momentos inadecuados. Pero tenemos que tener en cuenta que esta gente estuvo durante dos años y pico entre cuatro paredes, en una casa muy pequeña, y tendrían sus momentos, no solo de angustia y miedo, de pánico, de desilusión, sino que también tenían sus momentos de distensión en los que se reían, se relacionaban, cantaban, bailaban… Y todos ellos tenían a estas dos personas que son: Ana, con una vitalidad, una ilusión, una simpatía natural y ganas de vivir con mucho optimismo, que se contagiaban; y la Señora Van Daan que era el otro punto de referencia de comicidad, diversión y de chispa. Y tampoco nos vamos a limitar a dar la historia de dos años de encierro totalmente negativos. Allí había ilusiones, mucha esperanza, y creo que es lo que el público debería llevarse en sus corazones.
El director pensó en mí para este personaje cuando se estaba escribiendo el musical porque confiaba muchísimo en mis condiciones dramáticas y cómicas. Es un papel que a cualquier actriz le volvería loca hacer, porque tiene todos los matices, pero también por otra parte está lleno de responsabilidad y por ello te crea ansiedad y miedo al principio. Porque es de esos papeles que como te pases un poco, estás en caricatura, o si te quedas corto, no llegas a la emoción. Y es tan bonito mantener la intensidad desde que empieza hasta que acaba la función... Si no hubiera tenido la ayuda que he tenido, como Daniel García, Jaime Azpilicueta… El trabajo se hace fácil con ellos.

REDTEATRAL- Y ¿qué tiene Marta Valverde de la Sra. Van Daan?

MARTA- Pues Marta Valverde está totalmente anulada por el espíritu de esta mujer cuando se sube al escenario. Me impregné de ella cuando fui a Amsterdam y vi la casa donde habían estado. Puse mis manos en todo lo que ella había tocado y le pedí que, desde donde estuviera, me ayudara a hacer mi trabajo con el mayor rigor, y creo que me está ayudando. Y si me dieran algún premio por este trabajo se lo entregaría a ellos, a su fundación, porque creo que mi trabajo se está iluminando por el espíritu de la señora Van Daan.

REDTEATRAL- ¿En qué escena es donde más disfrutas?

MARTA- La canción que cantamos las cinco mujeres llamada “Quiero irme lejos”. Para mí es muy dolorosa, muy intensa, porque están mis compañeras arriba y yo sola abajo y siento la presión y la carga de la soledad del encierro, de la angustia. Y, sin embargo, la esperanza de mirar hacia delante y sentir esa ilusión por que todo se arregle, porque nunca hay que perder la esperanza en la vida. Ese es mi momento más emotivo.

REDTEATRAL- Entonces la partitura de José Luís Tierno ¿te gusta?

MARTA- Me encanta. Me encanta cómo está dramatizada la historia, me encantan las canciones, estoy disfrutando muchísimo de este trabajo, para bien y para mal, porque sufro muchísimo, pero creo que esto es lo que debe darse en escena.

REDTEATRAL- ¿Sufres encima del escenario?

MARTA- Claro, sufro como sufría el personaje, porque si no, no es de verdad. Se pasa mal, pero es que tiene que ser así. Y cuando disfrutas tienes que disfrutar como la que más, también.

REDTEATRAL- ¿Qué mensaje intentas dejar en el público, cada noche, a través de la señora Van Daan?

MARTA- Un mensaje de esperanza. De mi personaje, la esperanza de que en los momentos con más contratiempos de la vida, los más duros, en los que se te va la vida con una situación en que, por ejemplo, una simple tos o un estornudo pueden llevarte a la cámara de gas o la muerte, siempre queda un ápice de esperanza y de ilusión. No hay que tirar nunca jamás la toalla y vivir con optimismo. Con lo que nos depare el destino, Dios, o quien sea. Llevarlo de la mejor forma posible.

REDTEATRAL- Y, ¿qué opinión tienes del gran descubrimiento del musical: Isabella Castillo?

MARTA- Maravillosa, yo me llevo genial con ella. Hemos conectado muchísimo, de hecho el director la llama “Martita Valverde” lo cual me llena de orgullo, porque es un crack. Con trece años que tiene y ese talento, esa manera de interpretar, esa voz maravillosa, esa educación, ese respeto que tiene y esas ganas de comerse el escenario, porque se ve que disfruta... Los días que no tiene actuación, porque es menor de edad y comparte el papel con Rocío León, que es también estupenda actriz y cantante, lo pasa mal, porque ella quiere estar aquí, y eso dice mucho.

REDTEATRAL- ¿Quizás es como un juego para ella?

MARTA- No, que va. Se lo toma con mucho orgullo, es como un honor. Todas las anotaciones del director se las toma con mucha responsabilidad. Eso es admirable y se ve que esta niña tiene un potencial brutal y yo me siento muy orgullosa de trabajar junto a ella. Igual que Paris, el que hace de mi hijo. En escenas que no se ven, tenemos un trabajo de relación humana entre madre-hijo enorme, a parte de una belleza física que tiene que enamora, es un amor como persona. Tengo unos compañeros fantásticos. También te podría hablar de Alberto Vázquez, que trabajé con él en “My fair lady” hace 20 años, luego en “Mamma mía”, y ahora aquí. Nos conocemos desde pequeños. Los dos nacimos en Valladolid, y ambos venimos de familias de artistas; trabajar con él es una delicia, es un seguro de vida en el escenario.

REDTEATRAL- ¿Cómo es un día de trabajo en “El diario de Ana Frank”? Debe ser casi una bendición, ¿no?

MARTA- Sí. Como todas las familias tenemos nuestros momentos, como las discusiones con tu hermana (risas) pero nos tenemos mucho respeto, mucho cariño. Además, esta función es nueva, la estamos creando entre todos, es el hijo de todos. Aunque seamos unos contratados... Pero hemos puesto la primera interpretación, la cual será referente en otros países, con otras funciones que se hagan, y no al revés, como suele suceder. Es fantástico y un honor poder estar en un proyecto así.

REDTEATRAL- ¿Es difícil aceptar la responsabilidad de interpretar a un personaje real en una historia tan trágica como ésta?

MARTA- Ahí tú no tienes la responsabilidad. Tú has hecho un casting, te han elegido entre dos mil personas, y ahora la responsabilidad es del director. De él depende el triunfo. Él es el capitán del barco, y yo creo que es muy bueno. Mira mucho por nosotros, es un chico muy joven y tiene un talento fantástico, estamos en muy buenas manos.

REDTEATRAL- ¿Cómo es algo tan distinto en tu carrera, comparado con otros de tus trabajos?

MARTA- También he hecho algún musical de este corte. En “Cabaret” hacía el papel de una prostituta en la época alemana, decadente, que termina, como muchos, en las cámaras de gas, es un papel, también, bastante dramático. Por todo esto, lo que hago es un trabajo muy intenso, sobre todo a nivel emocional, porque tienes que meterte desde el primer segundo en la piel de esta gente, que sufrió amargamente y, además, tenemos la constancia de que fue un hecho verídico, que llega mucho más al corazón del público y del actor. Es muy duro y emotivo, pero por otro lado es una satisfacción tan grande cuando ves que llegas al público y le emocionas, que hasta llegan a ponerse en la situación, a tomar conciencia y constancia de lo ocurrido, que creas un vínculo entre los dos. No lo ves como un trabajo, sino como un bien a la humanidad, porque estamos haciendo ver a la gente, día a día, lo que se ha callado durante tantos años, y eso es muy gratificante. Yo me siento muy orgullosa y se me llenan los ojos de lágrimas.

REDTEATRAL- ¿Cómo ves el futuro del musical? La gente está acostumbrada a pasar un buen rato en el patio de butacas y no a finales trágicos, ¿no crees que tanto dramatismo podría perjudicar a la afluencia de público?

MARTA- Tenemos la referencia de “Los miserables” que trata de un hecho histórico muy dramático también, que ha triunfado en todo el mundo y, encima, esta es una producción española que tenemos que apoyar. Yo le diría al público que apueste, y podamos repartirlo por todo el mundo, porque este es un musical de excepción.
Yo, lo puedo decir más alto pero no mas claro, estoy encantada. Estoy viviendo un momento como actriz que es fantástico. Mi madre, cuando llegó este proyecto, me dijo que me haría muy feliz poder llegar a tener la oportunidad de formar parte de él, y mi madre no se equivoca. Vine con mi diario de cuando tenía 13 años (la edad de Ana Frank) en mi bolso para que me diera suerte. Y parece ser que me la dio, y aquí estoy, interpretando el mejor papel de mi vida.

REDTEATRAL- ¿Crees que es el mejor papel de tu vida?

MARTA- Después de “Cabaret”, sí.

REDTEATRAL- Y ahora, que estamos viviendo un momento muy bueno para el teatro musical, ¿cómo ves el futuro?

MARTA- Hay una cultura que se está arraigando más en los niños, prueba de ello es que tenemos el patio de butacas lleno de niños. Ahí vemos cómo responden, con qué respeto, con entusiasmo, cogen todo y están muy pendientes porque cogen cosas muy sutiles que a los adultos se les escapan. Son los futuros actores. Yo les diría a todos esos niños que tienen esa afición, que se preparen. A parte de tener unas condiciones físicas y unos dones que Dios le otorga a unos más que a otros, hay que estudiar, prepararse y tomárselo en serio. Es muy duro porque se mueven mucho las ilusiones, es muy frustrante cuando no te eligen en los castings… Pero, cuando un papel es para ti, es para ti. Puede haber mejores o peores actores, pero si es para ti, es tuyo. Entonces disfrútalo, siempre con la dignidad y respeto que merece el público y dando el máximo. No se puede hacer a medias.

REDTEATRAL- ¿Os ayudó mucho ir a la auténtica “casa de atrás”?

MARTA- Sí, muchísimo, y toda la documentación. Yo suelo prepararme mucho los personajes. Tienes que ser muy observador, meticuloso, detallista.


Y Marta, con una sonrisa de oreja a oreja y una simpatía arrolladora, nos dejó. Tenía que descansar, aunque sí hubo tiempo para las fotos y los saludos. Se fue dando paso a que llegara nuestro segundo objetivo: Rocío León, quien da vida a Margot, la hermana de Ana Frank, además de ser la alternante de Isabella Castillo en el papel de la misma Ana. Una joven como ella, de 23 años y con una ya extensa vida artística, pues ha actuado en cine, además de series de televisión y publicidad, se llenaba la boca elogiando el primer musical que tiene el gusto de hacer en su vida, aunque esperamos que no sea el último. Es una chica con las cosas muy claras y con una enorme ilusión a la hora de hablar de su trabajo.


REDTEATRAL- ¿Con qué personaje te identificas más, con Ana o con Margot (hermana)?

ROCÍO- Yo creo que ninguna persona tiene un solo color en su vida, entonces me identifico mucho con las dos. Porque me puedo identificar con cosas de ambas que yo misma tengo. Por ser actriz tengo la suerte de poder hacer cosas que no haría con mi carácter o mi forma de ser, o no afrontaría de la misma manera, que es lo que otorga la magia.

REDTEATRAL- Ya que interpretas dos papeles, ¿Cuál de ellos te ha resultado más complicado a la hora de hacerte con él?

ROCÍO- Los dos tienen mucha dificultad. Quizá Ana sea un personaje más extrovertido que, a lo largo de la obra, tiene más cambios en su evolución, mientras que Margot es un personaje más introvertido y eso tiene mucha complicación, porque las pocas frases que dice, son solo la punta del iceberg. Yo tengo que construir todo lo que está detrás de eso. Ana también tiene su dificultad, pero de otra forma, quizás porque Ana suelta lo que le viene a la cabeza en el momento, mientras que Margot dice muy pocas cosas y por ello es más complicado. La verdad es que las dos son muy agradecidas de hacer y no sabría con cuál quedarme.

REDTEATRAL- Son el contrapunto, ¿no?

ROCÍO- Sí, completamente.

REDTEATRAL- ¿Cómo habéis preparado el papel de Ana entre Isabella y tú, las dos que la interpretáis? ¿Ha sido un trabajo conjunto?

ROCÍO- Se ha preparado más en la dirección concreta del personaje. Cada una necesitábamos un tipo de preparación especifica, quizá yo domine mejor la interpretación que el canto, y tenía que prepararme más a nivel vocal, mientras que ella, al ser más pequeña y ser cantante, ha tenido que dedicar su tiempo a la interpretación. Pero hemos seguido las mismas directrices de dirección y aportando, siempre, nuestros requerimientos.

REDTEATRAL- ¿Qué sentimientos produce interpretar un tema como “Si dios me da la vida” ante un público visiblemente emocionado?

ROCÍO- Ufff (resopla), me pone los pelos de punta. “Si dios me da la vida” es uno de los momentos más emotivos de Ana y es un regalo poder hacerlo. Porque Ana tiene emoción, tiene rabia, tiene muchas cosas a lo largo de toda la obra pero, quizá, el canto es una forma de sacar todo eso, que llega muchísimo más. Es muy sentido y remueve muchísimo, además, es una canción que tiene muchos matices para mí. Desde la incredulidad de preguntarse: ¿qué es lo que está pasando alrededor?, hasta la impotencia de saber que no pueda ser de otra forma, o, incluso, llegar a pedir a Dios, como una oración. Es uno de los mejores momentos de toda la obra.

REDTEATRAL- ¿Cuál es la escena con la que más disfrutas como Margot? ¿Y como Ana?

ROCÍO- Como Margot, hay un momento en el que le lee una carta a su hermana sobre por qué ella no quiere estar con Peter, y yo creo que, para mí, ese es el momento más dulce de ella, porque está renunciando al amor y eso es muy duro. Y ella lo intenta hacer con la mayor discreción posible, para que su hermana no se de cuenta.
Y como Ana, con la escena que más disfruto es, sin duda, la escena con Peter, una escena de amor, que es muy jugosa, tiene muchos matices y es muy grata.

REDTEATRAL- ¿Eres consciente de la responsabilidad que tienes al interpretar un personaje como Ana, figura real y mito literario, que ejemplifica mejor que nadie las ganas de vivir?

ROCÍO- No, no soy consciente. Soy conciente de la dimensión. Me siento responsable por mis compañeros, me siento responsable por hacerlo bien y, sobretodo, con el público. La magia que tenía Ana era toda su inocencia, y yo intento llenarme de eso, no de la responsabilidad. He trabajado mucho mirando las fotos de Ana, y leyendo el diario, por supuesto, entonces intento ser fiel a todo eso con la máxima humildad posible, intentando ser fiel a lo que ella fue.

REDTEATRAL- ¿Has aprendido mucho del personaje de Ana Frank?

ROCÍO- Muchísimo.

REDTEATRAL- ¿Qué destacas?

ROCÍO- Me gusta mucho su espontaneidad y que está, casi siempre, muy tranquila. Mientras que Margot es muy recta, tiene la espalda como más recta, Ana está, en comparación, bastante relajada. Es como que su centro de equilibro se le desplaza, cada día está en un sitio, y eso es lo que más me gusta de ella. Eso es, que está muy viva y no tiene algo agarrado, tanta tensión, mientras que Margot sí lo tiene, es más dura, más responsable.

REDTEATRAL- ¿Qué huella quieres dejar en el público?

ROCÍO- Antes me preguntabas si sabía la responsabilidad que tenía. Responsabilidad no es la palabra, yo creo que tengo un deber. Y mi deber con el público es que la historia les llegue lo más clara posible, lo más limpia. Por ejemplo, en el momento de la canción “Si dios me da la vida”, siento que tengo el sufrimiento de todo el pueblo judío a mis espaldas, y ahí no es responsabilidad, sino un deber. Deber de comunicar esto, que mi voz sea la que, en ese momento, esté llevando el sufrimiento de tantos millones de personas.

REDTEATRAL- ¿Crees que habéis conseguido llegar al público y despertar en él los sentimientos esperados?

ROCÍO- Yo creo que sí. El público responde muy bien todos los días, aplaude muchísimo. En general, todo el mundo habla muy bien. Hay gente que me ha comentado: -Cómo he llorado Rocío-, o: -Qué bueno que me hayáis hecho reír en estos momentos-. Es una historia que tiene muchos momentos y muchos colores distintos y creo que llegan muy bien, por el texto de Jaime Azpilicueta, por la dirección y porque creo que todos los elementos van en una misma dirección.

REDTEATRAL- ¿Le auguras un buen futuro al musical?

ROCÍO- Sí, lo deseo. Creo que es un musical muy bien hecho, en todos los sentidos, que es muy redondo y que puede disfrutar de él un público variado. No creo que esté destinado solo a un tipo de personas, sino a un público muy amplio, y creo que es eso lo que tiene de mágica esta historia.

REDTEATRAL- ¿Podrías contar alguna anécdota del proceso de montaje?

ROCÍO- (Piensa) Tenemos una anécdota Isabella y yo, que, como cada día hace una de las dos de Ana, tenemos el diario que utiliza Ana y ahí cada día una le escribe a la otra cómo se ha sentido. Yo le escribo: -Querida Isabella…-, o ella me escribe: -Querida Rocío hoy tal…- así como Ana escribiría: -Querida Kitty… -. Es un diario dentro del montaje.

REDTEATRAL- ¿Cómo fueron los casting?

ROCÍO- Fueron muy duros (risas). Recuerdo las colas en esta misma cafetería. El primer casting lo hice un lunes, recuerdo que hice una cola de muchas personas y esperando muchísimas horas, hasta que me dieron mi número y me citaron. Muy largo el proceso. Luego pasé el primer casting, yo que creía que no iba a pasar... Pasé el segundo y entonces dije: -¡¡Guau!! (risas)-. Yo es que me propuse formar parte de esta historia, pero de ahí a conseguirlo…

REDTEATRAL- ¿Las pruebas fueron duras?

ROCÍO- Sí, para mí muy duras, en el sentido de que se presenta mucha gente, están buscando algo concreto, y te pones nerviosa. Hay días que haces bien una cosa, que otro día no te sale tan bien, pero yo en general lo pasé muy bien y me sentí muy cómoda. Intenté, en las pruebas, ser lo mas actriz posible, en el sentido de interpretar con calma. Los que estaban haciendo el casting eran mi público, y yo estaba interpretando algo que había preparado para ellos.

REDTEATRAL- Habiendo intervenido en series de televisión como “Ana y los siete”, “Hospital central”, y en teatro en varias ocasiones, así como en varios cortometrajes de cine ¿con qué te quedas de todo lo que has hecho en tu corta, pero extensa vida como actriz? ¿Qué papel no te importaría interpretar una y otra vez?

ROCÍO- A mí me gusta pensar siempre en el presente, entonces ahora mismo me quedo con esto. La verdad es que lo disfruto a diario y eso es algo alucinante. También creo que un buen actor disfruta de lo que hace todos los días; yo no estoy diciendo que sea buena actriz (risas) pero sí que intento disfrutar de lo que hago todos los días.

REDTEATRAL- ¿Qué es lo que más te gusta de la profesión?

ROCÍO- El privilegio de poder vivir sentimientos y emociones ajenos, poder meterme en la piel de otros personajes. En este caso, además, son reales, con lo cual es todavía más fuerte. Para mí es un honor ponerme en su piel e intentar reflejar en mí lo que ellas sintieron y vivieron.
Me gusta mucho el cine. Siempre he dicho que lo que a mí me gustaría es poder hacer buen cine y buen teatro, sin quitar ninguna de las dos cosas, porque creo que el cine también es muy mágico. Creo que viene a ser lo mismo, interpretar es recrear y encarnar, y eso es lo que se hace en las dos variantes. No podría elegir, intentaría hacer las dos cosas.

REDTEATRAL- ¿Hay algún palo que te hubiera gustado tocar del mundo del arte y aún no lo has hecho?

ROCÍO- (Piensa) Soy muy joven (risas) ¡¡no lo sé!! Voy con calma, y me siento muy afortunada con lo que estoy haciendo pero… Me encantaría actuar en inglés, y en francés.

REDTEATRAL- Y ya para terminar ¿Qué le recomendarías a toda esa gente que quiere dedicarse al teatro de manera profesional?

ROCÍO- Sobretodo, tener muchas ganas, que crean en ellos mismos. Es lo que dice todo el mundo pero creo que es lo único que hay. Creer y tener ganas, muchas ganas, porque se puede pasar muy mal.

Tras esta respuesta dábamos por finalizada una fabulosa entrevista que, además de hacernos pasar un rato muy ameno y agradable, nos dejó un muy buen sabor de boca, así como unas ganas tremendas de volver a ver el musical en directo.

Rocío nos dijo al oído haberlo pasado muy bien con la ocasión y nosotros opinábamos lo mismo. Esperemos, desde aquí, que tengan mucha suerte, aunque ya está demostrándose que ésta les sobra. Los llenos del teatro cada día y las maravillosas críticas que están recibiendo sirven, más que de sobra, para acabar con el tabú del trágico tema que aborda, y de superar esos prejuicios que nos llevan a pensar que no merece la pena ver un musical cuyo tema central no sea el de divertir y pasar un momento agradable.

La gente se siente atraída, desde ya, con un musical que, cuando salen de haber presenciado, no dudan en volver a ver. Muchas gracias chicas, de nuevo, por esta gran entrevista. Hasta la vista.

Ana Auñón.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

google+

-->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS