Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

EL PEQUEÑO PONI (NUESTRA CRITICA)




“Sufrir”...


A veces, un crítico, luego de varias jornadas teatrales sabe de antemano que una obra va a funcionar; un buen director, actores de trayectoria, calidad artística y una pieza probada, que ya funcionó muy bien, son fuertes indicios en los que es imposible reparar.

Lamentablemente para la función de "prensa e invitados” (como les gusta ahora denominarla a los agentes de prensa) de "El pequeño poni", la ubicación que nos asignaron casi invitaba prácticamente a abandonar la sala. Más teniendo en cuenta que uno es un profesional, y va a desarrollar su función; mientras que para los invitados es una cuestión casi de cortesía, y para la mayoría de los espectadores representa un momento de ocio y entretención.

Así pues, estimado lector, no podré ser muy exhaustivo en mi valoración; ya que justamente, las actuaciones y otros detalles fundamentales para mi análisis, fueron casi indistinguibles, confinado como estuve en una posición permanentemente entorpecida.

Más allá de estos traspiés, que de ningún modo me han mal predispuesto, paso a relatar de qué va la obra. "El pequeño poni" de Paco Bezerra, es una nueva propuesta que viene de España, y que surge de una historia real y muy actual acontecida en Estados Unidos; poniendo sobre el tapete una problemática que si bien siempre existió, ahora está más expuesta. Por ello yo celebro, que a través del arte se haga pensar al espectador; y con ese objetivo en mente, resulta sumamente acertada la elección de su director: Nelso Valente, quien desde un perfil muy bajo creció notablemente.

Un niño es totalmente abusado en su escuela por ser diferente (¿?), en realidad por llevar una mochila con dibujos estampados de una reconocida animación que le da nombre a la obra. Esta situación no debería molestar a nadie, ni siquiera a sus padres, pero será el comienzo de un replanteamiento de una actualidad dolorosa.

La obra, de una duración acertada; refleja desde el dúo protagónico conformado por, Melina Petriella y Alejandro Awada, una química aparentemente muy bien lograda, de la que, como bien comentara en un comienzo, me perdí muchos pormenores.

Recomiendo esta pieza por su temática, porque es una obra fluida que nunca pierde interés y por el innegable talento de sus intérpretes y su director.

GUSTAVO MARTIN SCUDERI
Noticia completa:

google+