Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

HISTORIA DEL TEATRO VII: El teatro realista de principios del siglo XX




Séptima entrega de nuestra historia del teatro


A mediados del s. XIX, Europa un movimiento cultural que pretendía acabar con las tendencias implantadas por el romanticismo. Se trataba de una reacción frente al “arte por el arte”, como consecuencia del cansancio producido por lo imaginativo y pintoresco. Pretendía observar objetivamente a las personas y la sociedad.
Estas influencias se hicieron notar en el teatro español a principios del s. XX. Las obras de carácter exótico y las de aventuras dieron paso a la configuración de obras dramáticas que representaban los valores e inquietudes de la burguesía emergente. Era como un espejo en el que los miembros de esta clase podían ver reflejados sus intereses: materialismo, deseo de ascenso social y aprecio por lo cotidiano e inmutable. Las compañías teatrales formadas por los grandes actores y actrices del momento, que eran además empresarios, se dedicaban a complacer los gustos de este público conservador y convencional.
El teatro de esta época se caracteriza por la presentación de contrastes: tradicionales y campesinos, modernos y urbanos o el éxodo del campo a la ciudad y los dilemas morales que estas situaciones provocan.
Entre las características generales del teatro realista se encuentran:
-La presentación objetiva de la realidad. El principal recurso de los dramaturgos de la época es: la observación directa de las costumbres o caracteres psicológicos.
-Temas cercanos al espectador: defensa de ideales, conflictos matrimoniales...
-Se emplea un lenguaje coloquial, que sitúa a los personajes en su ambiente real.
Principales dramaturgos
Como principales dramaturgos podemos destacar:
José Echagaray, éste destacó por su afán por conseguir aunar dos elementos incompatibles: el romanticismo exagerado, con el positivismo y realismo latente en su tiempo. Su creación dio lugar a un teatro de costumbres contemporáneas, basado en procedimientos románticos. Algunos críticos dijeron de él que “abusa de las situaciones trágicas y patéticas”.Sus obras se caracterizaron por plantear un caso de conciencia, un problema ideológico.
Entre sus obras más destacadas se encuentran: “El loco Dios”, “Mancha que limpia”, “El gran Galeoto”, “O locura o santidad”…
Aunque su carrera dramática fue tardía fue tardía, Benito Pérez Galdos puede ser considerado uno de los autores más representativos del panorama teatral del momento. Su teatro destacó por su sinceridad e inconformismo. Sus obras más representativas son: “La loca de la casa”, “La hija de San Quintín”, “Electra” y “El abuela”.
La obra de Jacinto Benavente puso punto y final al tono melodramático, grandilocuente y declamatorio que imperaba. Con “Los intereses creados” (1907) se inició lo que se conoció como realismo moderno.
Otra tendencia destacada dentro del Realismo español, de principios del s. XX, es el teatro popular, el drama social de corte costumbrista, el cual acaba derivando en una forma estilística original: el sainete.

Lorena Peña Márquez

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS