Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

LOS GRANDES DE TODOS LOS TIEMPOS




Un repaso por todas aquellas películas musicales que nos están haciendo bailar desde hace más de medio siglo.


¿Quién no recuerda la escena con el paraguas “Cantando bajo la lluvia”?, ¿y quién puede decir que no se acuerda de Totó, el perrito de Dorothy, la protagonista de “El mago de Oz”? ¿y alguien no recuerda al menos una canción de la banda sonora de “West side story”? Son todas esa películas que nos dejaron huella en un momento dado de la historia: los primeros musicales del cine, aquellos con los que reímos, lloramos, cantamos y bailamos cuando el cine sonoro apenas había hecho su primera aparición en escena. Hoy echamos la vista atrás en un intento de recordar, aunque no todas las que son, sí muchas de las que están, entre los grandes musicales del cine clásico.
Las películas musicales siempre han tenido un encanto especial, una forma nueva de presentar la realidad, un cúmulo de emociones, colores y situaciones casi inverosímiles, llevadas con armonía y la notable dulzura de que todos esos filmes hacen gala. Todo esta tratado con una sencillez y cuidado propio de los grandes cineastas. Este es, ni más ni menos, el secreto de los grandes musicales, su manera de tratar los temas universales con ese halo de fantasía tan propio de la música.
Haciendo un recorrido por la historia que envuelve a este mágico arte, tras comenzar a la cabeza de los géneros a principios de los años 30, fue en los 40 cuando el musical conoce su esplendor económico, y empieza a declinar (aunque no artísticamente) en los años 50, para experimentar una inyección en los 60 y estancarse en los 70.
En los años 30, el mercado del cine norteamericano era internacional y las cinematografías nacionales no tenían un claro desarrollo económico. Todo lo que llegaba de EE UU se acogía, y el musical predominaba. Los nombres de Busby Berkeley en Warner y el de la pareja Astaire-Rogers en R.K.O, suponen los grandes en la empresa del musical. Berkeley desarrolló una película cuya acción trascurre en el mundo del espectáculo, y con un increíble desenfreno coreográfico, dejando huella en la historia del género.
En los años 40, y con la llegada de la guerra, muchos mercados cierran sus puertas a los productos estadounidenses. El problema surge en la siguiente década, porque muchos productos americanos han quedado sin vender, y lo aprovecha el mercado exterior para elegir lo que le interesa. Los musicales comienzan a sucumbir ante los problemas económicos, y por ello los Estados Europeos rechazan esos musicales. Ahora surge la figura de Judy Garland, que consiguió el estrellato con la fantástica película "El mago de Oz". El filme comienza en blanco y negro para trasladarse después al color, con una belleza hasta entonces no demostrada y dando a conocer una sencillez e ingenuidad espectacular. El director, Víctor Fleming, después del gran éxito de su película, juntó de nuevo a Judy y a Micky Rooney para otras producciones, consiguiendo igual resultado.
Como paréntesis, comentar la buena saga familiar que dejó esta actriz, porque años después llegaría “Cabaret" (1972) de Liza Minnelli, situado en el Berlín de 1931. Dramático y político, divertido y con unos números musicales de una originalidad y un juego de actores impresionante. Liza Minnelli, ya despuntaba demostrando un talento genético más que prometedor, ya que sus padres eran el realizador Vincente Minnelli, uno de los grandes de los 40, y la actriz ya mencionada, Judy Garland.
Poco tiempo más tarde, en 1949, Gene Kelly (actor, director y productor) y Stanley Donen, pusieron en marcha la película "Un día en Nueva York" (título original en inglés, On the Town), con Frank Sinatra, donde la frescura es dueña de las situaciones y las secuencias musicales se mueven con espontaneidad. Es un musical compuesto por Leonard Bernstein, estrenado en el Adelphi Theater de Broadway.
Surgen, de la mano del mencionado Vicente Minnelli, películas como "Un americano en Paris", y su obra maestra "Melodías de Broadway" (1955). El filme se sitúa en los medios teatrales, retratando a un personaje que no se deja vencer por el convencionalismo de la época, y elige el musical como forma de vida. Con unas escenas de comedia muy conseguidas y unos números totalmente magistrales.
En la década siguiente llega "Cantando bajo la lluvia" (1952). Stanley Donen, se centra en el mismo tema que en el filme de Minnelli, pero desde otro punto de vista. Esta vez es un actor popular en los primeros días del mundo sonoro que intenta seguir sus convenciones. Esta trama se mezcla con el tema amoroso, y conjuga un canto al musical en su máxima expresión.
En 1954, Stanley Donen, fábrica uno de sus filmes más valorados y conocidos, "Siete novias para siete hermanos", ganadora del Oscar a la mejor película, con un cuidado sentido del ritmo y una vitalidad propia de su cine. También conviene señalar unos excelentes números coreográficos.
En 1961, con la llegada de “West Side Story” se produce un auténtico bombazo comercial en las pantallas extranjeras: es el momento de las adaptaciones de Broadway, con estrellas de impacto. Se da con la fórmula ideal. Así, la empresa estadounidense se trasforma en una creadora de musicales totalmente copiados, publicitados al extremo, con unos actores de primer nivel y una estructura que gusta de las masas. A partir de aquí llegan los grandes éxitos. “West side story” la que marcó el punto de partida, ganó nada menos que 10 Oscars, entre ellos los de mejor película, mejor director, mejor banda sonora de película musical y mejor montaje.
Y durante muchas líneas más podría estar hablando y deleitando con este tema, pero es imposible comentar todos los musicales grandiosos de estos años. Seguro que también os suenan algunos como "Mary Poppins", "My Fair Lady" y "Sonrisas y lágrimas"; o ya en otro tono, “French Can Can”, que son también de las más notables cintas del musical. Otro día os hablaré de ellas.

Ana Auñón

COMENTA EL ARTÍCULO

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS