Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias

Saludo de Paris


Noticias

Entrevistas

PARIS: CON EL CORAZÓN EN LAS PALABRAS




Un personaje y un actor como la cara y la cruz: Peter y Paris


Acababa de llegar, junto con otros de sus compañeros, del hospital madrileño Montepríncipe. Les habían invitado a la graduación de unos niños que habían aprobado el bachillerato. Unos niños que hacía tiempo habían estado enfermos e ingresados allí. Paris y sus compañeros, como invitados, les cantaron alguna canción. Y según nos comentó antes de comenzar la entrevista, “venimos tocadillos, pero para bien”, “ ha sido muy bonito”. Paris es Peter, el protagonista de “El Diario de Ana Frank. Un canto a la vida”. Y ha sido un placer escucharle y que nos contara su experiencia más grande: Peter.

- REDTEATRAL: Bueno Paris, antes de nada, para empezar, cuéntanos cómo se queda Paris cuando le dicen que va a participar en el musical.
- PARIS: Bueno, la verdad es que las audiciones del musical fueron duras y largas. Estuve un mes audicionando todas las semanas y había mucha mucha mucha gente para un perfil muy concreto porque si eres una niña o un chico de mediana edad pues puedes encajar en el elenco, pero Peter era, Peter... Y nada, fui haciendo pruebas, fui avanzando y de repente un día me dijeron que era el titular del personaje. Y figúrate mi cara, después de tantos años de trabajo, en un proyecto como éste, estreno mundial... una hisotria tan bonita, tan interesante para trabajar y además un personaje tan distinto a mí... (Silencio largo)... Muy emocionante...

- RT: Así que sois diferentes... ¿cómo es Peter y cómo es Paris?
- PARIS: A Peter es que ya le quiero mucho, así que me cuesta... Peter es un niño muy introvertido, es un niño con dificultades al comunicarse, es hijo único, es un niño calladito, aunque él tiene su mundo, por supuesto, no es para nada un niño tonto, ni un niño metido para dentro, todo lo contrario, pero lo tiene en su mundo. Es muy difícil, por eso, cuando Ana entra en su mundo, Ana flipa con lo que no esperaba de Peter. Y yo... soy todo lo contrario, hablo un montón, ya te darás cuenta... hablo mucho, soy mucho más abierto. Era muy difícil el trabajo corporal del personaje porque Peter es un niño que tartamudeaba mucho y yo tenía miedo porque no quería pasarme al cliché de actor que hace que tartamudea. Yo necesitaba que Peter fuera un personaje orgánico y que el público viese a un niño con esas dificultades que va superando a medida que llega el final de la obra, y me dio mucho trabajo... mucho trabajo, despacito, y estoy muy contento con el resultado.

- RT: ¿Y cómo trabajas para crear ese personaje, para hacerlo real?
- PARIS: Te hablo de mi forma de trabajar porque cada actor tiene su manera, yo no creo en los métodos, yo creo que lo que le funciona a uno no tiene por qué funcionarle a otro. Mi forma de trabajar a la hora de enfrentarme a un personaje real lo primero es a la documentación. Estuve meses investigando todo todo todo lo que pude sobre ese chico, su familia, el contexto histórico. Lo primero es crearte una hemeroteca del personaje para cualquier información que necesites poder tirar. Luego ya empiezas a aplicarlo, a buscar semejanzas contigo, que no necesariamente tienen por qué estar, pero empiezas a hacer trabajo corporal, a hacer improvisaciones, a probar distintas cositas, porque da mucho vértigo y mucho respeto un personaje real, ni quedarte corto ni pasarte de la raya.

- RT: Y con todo eso, realmente cómo aprendes a ejecutar ese personaje, supongo que la gente que tenías alrededor te iría diciendo: “ésto hazlo así”, “ésto otro lo tienes que mejorar” ¿Quién te ayudaba?
- PARIS: El equipo de dirección del Diario estuvo muy atento y sobretodo al principio trabajamos muy minuciosamente, muy despacito, para eso precisamente, para ir construyendo sobre una base sólida y luego tuvimos un colchón de interpretación porque es muy difícil. Tú piensas “qué duro debió de ser vivir en esa época, ser judío”, pero no tiene nada que ver con la barbaridad que fue aquello, es muy difícil hacerte cargo. Cuando visitamos la casa de Ana Frank y entramos en la habitación de Peter, fue realmente sobrecogedor, y pensar “¡vaya! Voy a darle vida en el escenario a este niño, con todo lo que ha vivido”, provoca mucho respeto. Y sí, recibes ayuda, la Fundación nos visita para ayudarnos y comprobar que realmente es acorde con la realidad.

- RT: ¿Qué te está aportando a nivel personal y profesional el Diario?
- PARIS: A nivel personal creo que más adelante me daré cuenta, porque es tan grande haber entrado aquí, y estar interpretando a Peter para mí, que creo que ahora mismo haciéndolo a diario, incluso dos veces al día, sé que mi cabeza no tiene tiempo de procesar, pero sé que es mucho. Me costó mucho desconectar del proceso creativo, cuando estás creando al personaje, me costaba meterme en la cama y decirme “Paris duérmete”. .. Sé que es muy importante, este proyecto es muy importante, y profesionalemente es la bomba. Estoy encantado del mensaje que estamos contando, para mí es muy complicado porque hay muy pocas oportunidades de hacer un musical que a la vez que divierta al público, le transmitas algo, y yo creo que la idea que queremos dar, salen con ella en la cabeza.

- RT: ¿Es lo más importante que has hecho hasta ahora?
- PARIS: Sí, sí, sí... sin duda. Hice una cosita muy bonita en el Teatro María Guerrero que la guardo con muchísmo cariño pero el volumen de este personaje no tiene nada que ver...

- RT: Llega el día del estreno del Diario y ¿qué?
- PARIS: ¡Buah! El día del estreno es que fue muy tremendo. Ya no cuentas sólo conque estrenas la obra, que está todo el mundo, los medios de comunicación; cuentas conque está la fundación Ana Frank, que viene gente de Holanda a verla, que es un estreno mundial... Da vértigo. Pero yo creo que siempre hemos tenido una energía muy alta y hemos confiado mucho en lo que estamos haciendo. Estábamos encantados, llegó a ser una función más. Llevábamos diez días haciendo previas y muy emocionante.

- RT: ¿Muy especial pero una más?
- PARIS: A mí el estreno no me supuso... El día de la primera previa fue peor para mí, el día más bestia. El día de la primera previa... con mi familia en el público, vamos, en los saludos no pude parar de llorar, después de tantos meses trabajando para esto y lo tenemos en cartel.

- RT: Y del estreno hasta ahora, ¿cómo ha evolucionado el personaje?
- PARIS: Muchísimo, muchísimo. La verdad es que la esencia sigue siendo la misma, pero mi percepción como actor, aunque Peter sigue siendo el mismo personaje, ha ido creciendo muchísimo. También por la confianza que ha depositado en mí como actor la dirección y la producción. Han confiado mucho en mí. De hecho, aún queda alguna sorpresita por salir con Peter, que no puedo contar porque aún no sé exactamente qué es, pero sé que están pensando en alguna cosita más. Y nada, se ha modificado alguna canción, y el personaje está creciendo cada día y yo con él por supuesto, estoy encantado. (Risas)

- RT: ¿Cuántas funciones has representado?
- PARIS: Todas.
- RT: ¿Todas?
- PARIS: Todas, desde que hemos estrenado no he parado ningún día. Todas las funciones las he hecho yo. Y es que además yo soy muy cabezón. He venido a hacer funciones con fiebre, mal de la garganta, pero una vez que estás en el escenario y te concentras y que empiezas a ser Peter, ya eres él. Cuando sales luego te acuerdas, pero yo todas, 120 funciones.

- RT: Supongo que habréis mantenido conversaciones entre los compañeros sobre la historia que estáis representando, sobre los hechos verídicos, ¿lo habéis interiorizado hasta el punto de poneros a llorar?
- PARIS: Es que ha sido muy duro, ha sido muy tremendo, es que cuando te dan el libreto ya dices “que duro el encierro, dos años de encierro para luego ese final tan trágico”. Y luego lo que no se ve aquí. Los recorridos que hace cada personaje por los campos de concentración y que todos, salvo Otto Frank, acaban muriendo. Y el periodo de documentación ha sido muy duro, los testimonios de gente que ha sobrevivido, entre los compañeros lo comentábamos y se producían unos silencios enormes, porque te quedas literalmente sin palabras.

- RT: Este musical se sale además del musical tradicional ¿no?, por lo duro de la historia, por el mensaje trágico.
- PARIS: Este musical tiene un puntazo. En el Diario de Ana Frank, si algo estamos intentando es eliminar la sensación de drama, aunque sea algo dramático, porque es muy divertido. Esta gente también se divertía, y también se reía. Ahí se trata todo, la risa, la comedia, hay muchos personajes cómicos que producen muchas carcajadas entre el público y todo el idilio de amor entre Peter y Ana es maravilloso. No es un musical del que salgas destrozado, al revés, la gente sale con una idea muy positiva.

- RT: Una de las cosas buenas que tiene el teatro, es que los actores comprueban inmediatamente las sensaciones que producen en su público. A través de la pantalla de cine o televisión, el actor no puede sentirlo.
- PARIS: Son distintos trabajos, se trabaja también de otra manera, pero el teatro es todo magia. Ninguna función es igual a otra. Lo que funciona muy bien en una, en otra puede no resultar tan bien, y viceversa. Y de una cosa que no esperas mucho, de reprente provoca en el público una reacción... Es muy emocionante, tanto para ellos, como para nosotros en el escenario.

- RT: ¿Qué genero te gusta más para trabajar?
- PARIS: El teatro. Inteligentemente, a nivel popularidad o económicamente, el cine o la televisón no tienen nada que ver, pero a nivel profesional, el teatro es donde más disfruto, también porque te crea una rutina de trabajo que es muy de agradecer: saber que tienes una temporada y que vas a estar determinado tiempo en cartel y vas a estar todos los días trabajando, algo que con las películas no sabes cuando vas a hacer otra.

- RT: ¿Qué pasa cuando os confundís encima del escenario, lo sabéis salvar de inmediato?
- PARIS: Eso yo creo que pasa siempre. No hay que olvidar que los actores somos seres humanos, y es muy divertido ver cómo los actores se dan cuenta de que uno se ha ido, y todos hacemos piña para resolverlo, y nadie se entera de nada.

- RT: Cuéntanos una anécdota, tanto de lo que vivís en el escenario como de la respuesta del público, que seguramente, en alguna ocasión, por excesivos aplausos o por cualquier razón, os haya emocionado especialmente.
- PARIS: Más que una anécdota me quedo con un momento del Diario, como actor, que es la escena de Peter y Ana en la escalera cuando se declaran que están enamorados, y es impresionante, porque esa escena es en una esquina del escenario con un foco de luz, y ver cómo todo el patio de butacas está tan pendiente que se les escucha respirar; y las funciones que hacemos para los colegios son brutales, se vuelven locos literalmente con esa escena, porque también es algo que están viviendo ellos. Es un regalo poder tener cada día ese momento tan mágico.

- RT: ¿Hacia dónde se dirige más tu vocación, hacia la de cantante o la de actor?
- PARIS: Me considero por igual ambas cosas, me he preparado para las dos y trabajo en las dos. No me podría decantar por ninguna porque, para mí, las dos van ligadas en mi persona, no podría decantarme, porque siempre me picaría el gusanillo de la otra.

- RT: El 12 de junio es el cumpleaños de Ana Frank, ¿vais a hacer algo especial?
- PARIS: No sé si puedo contarlo, pero lo voy a hacer. Se ha traído un esqueje del castaño que Ana Frank veía desde su habitación en Holanda, que está muy malito. Ana y Peter miraban por esa ventanita y veían el castaño y se besaban ahí por primera vez, se ha consguido un esqueje de ese castaño y se va a sembrar en el Campo de las Naciones. Iremos los miembros de la compañía y cantaremos un par de canciones.

- RT: ¿Qué regalitos os trae el musical?
- PARIS: Yo creo que es poder estar cada día en el centro de Madrid un musical de éxito y con un personaje como Peter. Con eso me doy más que servido, es un regalo diario.

- RT: ¿A qué ciudad te gustaría que llegara especialmente el Diario?
- PARIS: A Londres. Porque adoro Londres, sueño con trabajar allí, y me encantaría. Ampliando campo, debería llegar a cualquier parte, porque el mensaje del Diario tiene que llegar a cualquier parte.

- RT: Aunque ahora estés completamente absorbido por el Diario, ¿qué otros proyectos te planteas o te gustaría lograr?
- PARIS: Me gustaría seguir haciendo teatro y poder alternar esporádicamente con televisión o con cine. Y por gustarme, me moriría por hacer Marius de “Los Miserables” y Roger de “Rent” y bueno, y Jesucristo, pido poquito ¿no?

- RT: ¿Serían ya tus sueños por alcanzar no?
- PARIS: Sí, personalmente sí, profesionalmente no, porque profesionalmente no tengo sueños, porque de repente te encuentras con cosas como ésta, que no te esperabas, y te das cuenta de que siempre puede ser mejor. Hay que estar positivo, trabajar mucho, y las cosas van llegando.

- RT: Paris, hablas ganial, ha dado gusto hablar contigo...
- PARIS: Muchas gracias.


Luz de Paz
Paloma García


COMENTA ESTA ENTREVISTA EN EL FORO

google+

-->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS