Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Entrevistas

REDTEATRAL ENTREVISTO AL PROLIFICO DIRECTOR SEBASTIAN KIRSZNER




Y su nuevo teatro judío…


En Red Teatral entrevistamos al prolífico director Sebastián Kirszner, quien viene llevando adelante en estos años una consagratoria carrera con comedias musicales con temática judía en donde, como cuenta en este reportaje, ahonda en temas universales y en otros propios del colectivo judío porteño. Dueño de su propia sala, (La Pausa) Teatral, considera que estos momentos críticos económicos hay que paliarlos con más creatividad en lo teatral.

-RedTeatral:
¿Contanos de qué trata GOY, el musical, tu nueva obra?
-Sebastián Kirszner:
Goy es la historia de Daniel Garber, un “tipo común”, que se encierra en una pensión, angustiado. Abandona su vieja vida (esposa, hijos, club, rutina), y allí convive con los habitantes de la pensión: una cucaracha, una banda de cumbia… Es una obra que habla de la identidad, y de cómo queremos vivir esta vida, que es una.

-RT:
¿Hacer desde lo musical un teatro con temática judía resalta qué aspectos del relato o en qué te ayuda para hablar de ese tópico?
-S.K:
La música propone un color desde lo judaico, pero también tiene otros como la cumbia, el reggae. Así que en ese sentido colabora al tema, pero también lo multiplica hacia nuevos territorios, y genera novedad.

-RT:
¿Hacés un teatro que tiene temática universal y lo judío es una excusa o es bien definido sobre el judaísmo y con críticas o no dentro de él?
-SK:
Creo que las dos. Por un lado es un teatro universal porque habla de temas que son de todos como la angustia, la muerte, el deseo, el amor… por otro lado al meterme con “lo judío” resalta formas que son propias del colectivo judío porteño. En éste último caso mi mirada es crítica, de deconstrucción. Salen a la luz varios trapos sucios, eso a muchos no les agrada.

-RT:
¿El grupo técnico y de actores con el que trabajás ya formó parte de tus anteriores puestas, como es el trabajo en común que desarrollan?
-SK:
Con el mismo grupo venimos juntos desde hace varios años. Además el hecho de nuclearnos en mi sala, La Pausa Teatral, hace que el proceso sea una especie de convivencia teatral. Nos conocemos, y hay una dinámica muy fluida en cuanto a lo creativo, y en cuanto a lo humano. Esto último es muy importante, como en cualquier convivencia.

-RT:
¿Venís haciendo teatro musical judío con otras obras ya estrenadas estos años, cuál es el resultado con el público general y con el que puede llegar entender más sobre los temas de la religión?
-SK:
A diferencia de un “viejo teatro judío”, donde se hacían obras en idish, solo para gente de la colectividad, en éste caso la obra tiene como interlocutor a toda la sociedad teatral. Es cierto que a veces el nombre de la obra puede atraer grupos específicos dentro de la colectividad, pero el público es variado. Trato de que el relato llegue a todos.

-RT:
¿Tenés tu propia sala, tus propias obras, cuál es el resultado que ves en esta tarea de producción general? ¿Cómo sentís que funciona con el entorno social y económico de hoy en la Argentina?
-SK:
Es difícil… En estos momentos hacer teatro y que sea una actividad rentable es complicado. Tener la sala le suma la cuestión del mantenimiento, con tarifas que suben cada vez más… Además éste año redujeron los subsidios que nos ayudan a mantener las salas.
Es sabido que la gente va menos al teatro por la crisis. Las salas y los grupos están en alerta, lo único que podemos hacer es seguir haciendo teatro, y seguir pensándonos a través de la actividad…

-RT:
¿Hay vida después de GOY, el musical, qué nuevos proyectos o temas te gustaría poner en escena?
-SK:
Goy es tan solo un peldaño más… seguiré ahondando en nuevos temas, creo que lo que viene es la paternidad, coincidiendo con mi inminente estado personal.

Ver noticia completa:

google+