Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

TEATRO DE VANGUARDIA DEL SIGLO XX




Introducción a uno de los movimientos teatrales más peculiares e indefinidos.


Entre los muchos estilos y movimientos literarios de todas las épocas, uno de los más curiosos, eclécticos y divertidos, por lo descabalado de sus propuestas es, sin duda, el de las vanguardias. Movimiento, cuyo único nexo de unión entre sus ejemplos es, precisamente, ese: la palabra designada para llamar al movimiento. Es, por ello, que se trata de un amplísimo campo donde se engloban a escritores que proceden de distintos horizontes literarios, ideológicos, y geográficos y que, únicamente, tienen en común una serie de características y términos, puestas a disposición de la problemática teatral de la época. Estilo artístico, no por ello menos apreciado, donde destaca la posibilidad del todo con el todo, de la mezcla sin sentido y de lo inverosímil, al servicio del arte.
Os hablo de un fenómeno teatral, relativamente moderno, que se caracteriza por la negación de las formas establecidas y por la búsqueda de un nuevo y original lenguaje escénico. Como movimiento teatral surge en Francia, alrededor de 1950, y sus precedentes se hallan en las tendencias innovadoras visibles el teatro desde inicios de siglo. El libro "El Teatro y su doble", de Antonin Artaud, es un patrón que da enorme cuenta de la novedad latente que se le avecinaba al mundo del arte.
Por muy gracioso y llamativo que resulte, esta tendencia parte de la negación, y se concreta en un abandono de la intriga convencional, de la psicología y del realismo. Se priva de todo aquello que nos evoque, a grandes rasgos, la realidad, para dar paso a personajes inusuales, estructuras disparatadas, y concluir con lo que denominaríamos las “antipiezas” del nuevo teatro, que suponen el reflejo de un mundo no tan amable, y una reflexión sobre el lenguaje qué más parece una irreflexión.
A la hora de citar autores, el podio de honor sería para Ramón Gómez de la Serna, a quien podríamos considerar, en sí mismo, una vanguardia. Ramón siempre pasaba por encima de los convencionalismos, realizando propuestas innovadoras, al tiempo que arriesgadas. Su gran obra teatral, para dar muestra de sus ideas, sería “Los medios seres”, para cuya escenificación se pintaba la cara a los actores a dos colores.
Por otro lado, tenemos a los autores que se dedicaron, por ende, al oficio del vanguardismo puro y duro. Hubo también autores que, en un determinado momento, recurrieron a fórmulas de vanguardia, pero no le dedicaron su completa carrera. Algunos son conocidos en el mundillo: José Bergamín, Claudio de la Torre, Manuel Altolaguirre o Concha Méndez; mientras otros son conocidos en el mundo entero: Federico García Lorca, Valle Inclán y Enrique Jardiel Poncela.

Lorca se entregó, a su modo, al vanguardismo, en varias de sus obras. En su denominado teatro imposible, por su dificultad al llevarlo a escena, destacan obras como “La doncella, el marinero y el estudiante”, “El paseo de Búster Keaton” o “Diálogo de los caracoles”.
Enrique Jardiel Poncela destacó por su habilidad a la hora de darle ese halo de vanguardia a sus obras, y es que, visto superficialmente, su teatro no parecía vanguardista. En “Usted tiene ojos de mujer fatal”, se puede apreciar la temática moderna, que ya iba abriéndose paso entre los públicos, tales como los deportes, para llevar una vida sana, o los coches.
Valle Inclán, fue poco el tiempo que le dedicó al teatro de vanguardia, pero no podemos pasar por alto su conocido esperpento, definición de un teatro que presenta la realidad deformada, incluso grotesca, con el fin de poner de manifiesto aspectos de la sociedad con los que no se estaba de acuerdo.
Muchas más obras componen el repertorio de testimonios de la buena vanguardia que tuvo España, que poco tenía que envidiar a la que triunfaba en el resto de Europa. Aunque la cosecha vanguardista, en su época, pasó por las tablas muy pasivamente, han llegado a nuestros días grandes obras de un repertorio que, como pocos, ya sea por curiosidad o por pasión por el arte, a nadie dejó indiferente.

Ana Isabel Auñón

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS