Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

UN DESCUBRIMIENTO ESPECTACULAR




¿Quién no recuerda la primera vez que se dejó atrapar por la magia del teatro musical?


Desde pequeña me llamó la atención el mundo del baile y del canto. Películas como las de Disney eran las principales fuentes de mi repertorio musical. Poco a poco, y a medida que iba creciendo, muchas otras películas me ayudaron a conocer más de este mundo: Grease, Chicago, Moulin Rouge…

Recuerdo que las excursiones con el colegio al teatro no me atraían para nada, pero había algo dentro de mí que me pedía a voces que aprendería de todo aquello.
Y de repente, sucedió: el colegio mandó una circular a todos los alumnos para ir a ver un musical. Desde entonces, todo cambió. Llegamos a la sala, me senté en mi butaca y... ¡Aluciné! ¡Sí, mi primer musical fue Cats! Juegos de luces fascinantes, bailes muy dinámicos, trajes totalmente espectaculares, maquillajes impresionantes, pelucas muy llamativas… ¡Gente que cantaba y bailaba a la vez! Todo lo que yo había soñado se encontraba allí, en un teatro de Madrid en el que no había estado nunca, en un musical del que no había oído hablar jamás. Hasta ese momento, me atrevería a decir, ni siquiera sabía lo que era un musical.

Recuerdo pasarme la obra entera pendiente de todo, sin importarme lo que los demás hablaran o murmuraran; yo simplemente les mandaba callar y seguía admirando aquella magia. Todo allí resultaba admirable. No dejaba de pensar en el trabajo realizado para que gente como yo lo valorase y, sobre todo, se enganchara.

Sí, debo admitirlo, desde ese momento mi principal objetivo fue el teatro y los musicales. Pero… yo no sabía baile, ni canto, ni siquiera contaba con una mínima base de interpretación. Poco a poco, fui descubriendo otras producciones, otras nuevas sensaciones y emociones; y eso es algo que siempre me marcará, porque ese primer musical fue el que señaló un antes y un después en mi vida.

Hasta ese momento yo era una persona que desconocía ese mundo, podría decir que era un tanto ignorante. Después lo tuve todo más claro: a eso quería (y quiero) dedicarme, porque, quizá, el teatro sea fuente de conocimiento, de nuevas experiencias, nuevos contactos…

Ahora me encuentro inmersa en diversos proyectos, otras metas, diferentes expectativas… ¿Quién dice que un nuevo descubrimiento no puede hacer de tu vida un espectáculo?

Clara Rojas Rebollo

google+

-->