Enviar
Red Teatral
locos por los musicales
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula
Caligula

Caligula

Caligula 2002

Suscribirse

Pais: Argentina
Ciudad: Buenos Aires
Año: 2002
Teatro: DEL GLOBO (Buenos Aires-Argentina)

Direccion

Letras

-*-

Datos Generales

Pobre pueblo!!! Que ingenuo!!! Todo es lo mismo… Todo vuelve a empezar!!!

Una historia de poder, corrupción, ambición, envidia, impunidad, perversión, libertad, libertinaje, amor traición, lujuria, sexo, asesinatos, homicidios y muerte…

-*-

Datos de esta Versión

Lejanos están los días en que “Calígula” hizo su entrada triunfal en Buenos Aires de la mano de Cibrián y de Mahler. En aquellos años, sobre un telón de fondo de violencia social más arbirtrariedad y crimen entronizados en el poder, permitían que “Calígula” fuera por sí misma la portavoz del sufrimiento del argentino sometido a una fuerza cínica e hipócrita que lo sojuzgaba, lo humillaba y lo exterminaba a diario.

Hoy, el telón de fondo es otro pero la historia puede tener la misma acogida que en aquella época, pues también el argentino del siglo XXI está sometido a excesos de poder y a expolios cotidianos que se han tornado materia corriente y el pan de cada día, y legales, por si aquello fuera poco.

Calígula muestra esto desde su época cronólogico-histórica, pero dado que el planteamiento es netamente humano, cuando es enfocado sobre bases arquetípicas, las mismas resuenan en nuestro interior en el presente, como si no hubiera tiempo ni espacio que mediara entre el ayer y el hoy para ilustrar las debilidades humanas (las de los poderosos y las de los oprimidos). Y es así que la historia transcurre en los primeros años de la era cristiana pero no llama la atención que sus personajes estén vestidos con un estilo supermoderno, con acento en el cuero, en el color negro, y los cabellos teñidos con violentos colores y cortes actuales, que nada tienen que ver con lo que se puede contemplar en las estatuas del imperio romano o en los frescos pompeyanos.

Más allá de la historia en sí, el desarrollo de la acción está planteado cronológicamente de una manera ágil y dinámica, con énfasis en los hechos más conocidos de la vida de Calígula y de los personajes de su entorno, históricos y de ficción, que arman un entramado perfecto que da como resultado una inteligentísima puesta. Hay muchas secuencias magníficamente planteadas y con una coordinación que parece obedecer a un mecanismo de relojería en el desenvolvimiento del elenco, el cual actuó con solvencia y con una concentración perfecta que no permitió ningún error ni tampoco cosas a destiempo. El manejo de las sillas en los distintos cuadros, el armado de las figuras grupales, la ductilidad de los cuerpos y la coordinación de voces, permitieron apreciar un meritorio y digno trabajo de puesta en escena con un elenco de profesionales con excelentes condiciones artísticas.

La escenografía, austera y sencilla, mostró una caja vacía de elementos, con excepción de las sillas y un enorme ventilador en la parte posterior. Esto permitió que el juego actoral pudiera expresarse cómodamente dentro de un ámbito espacial amplio que lo contuvo de maravillas. Cuando a las distintas escenas le sumamos el trabajo de las luces y los efectos de humo, el resultado obtenido fue una obra con acento en la estética del movimiento, de la luz y del color.

Damián Iglesias en el rol de Calígula, se revela como un intérprete dueño de una excelentísima voz de bello timbre y con una soltura en el cuerpo y sus movimientos que le permitieron recrear a la perfección un personaje estético por fuera pero siniestramente dominado por la maldad y la intolerancia. Su gradual transformación y sus ondulatorios estados de ánimo permiten apreciar indudables condiciones actorales, que son las que le permitieron encarar con éxito la elaboración de su complicado personaje.

En el mismo caso se encuentran Cristian Alladio, Ana Fontán, Hugo Leiva, Giselle Dufour y Fernando Avalle, con roles importantes en la narración, quienes se demuestran también como intérpretes de grandes condiciones actorales y vocales que pueden llegar a hacer mucho por la comedia musical en la Argentina. Y una mención especial merece Leandro Gazzia quien sumó, a su voz y su actuación, un excelente empleo de la expresión corporal en su rol de Claudio.

La partitura, con algunas arias muy bellas y con acentuación en la percusión y los vientos, creó adecuadamente los climas para cada escena, con ritmos ágiles, vibrantes, y altamente movilizadores para el espectador, debido a las tensiones empleadas en su armonización.

En suma, un excelente espectáculo para ver, para reflexionar, para recomendar y ¿por qué no? para volver a ver varias veces. Seguramente, volveremos a ver sobre el escenario, muchas cosas conocidas en el devenir cotidiano de la República Argentina.

Orquesta: Fabián Aguiar, Miguel Angel Tallarita, Gustavo Tejada, gerardo García, Mario Tenreyro, Benjamín Taub, Carlos Di Palma, Daniel Cesano, Guillermo Masutti, Martín Diez, Eduardo Vaillant.

Diseño de Sonido: Osvaldo Mahler.
Operador de Sonido: Diego Block.
Programación de Luces: Ariel Greblo.
Operador de Luces: Gabriel Matozza.
Seguidorista: Germán Maui.
Diseño y Dirección de Escenografía: René Diviú.
Asistente de Escenografía: Jorge Arcagní.
Realización de Escenografía: Amelio Cardozo Gìll. Carolína Romanini. Cecilìa Garcïa Villa, Denise Infantíno. Diego Prenollio, Esteban Diaz. Grisel Nardí, José Liendro, Julieta Saavedra, Maureen Rotman, Nadia Krowicki, Nataüa Costa. F'atricia Gallardo, Patricia Ibarra. Tamara Huertas.
Realización y Montaje de Escenografía: Gastón Salvetti, José María Vergel.
Asistentes de Realización y Montaje: Pablo Salvetti, Juan Carlos Pop.
Maquinista: Pablo Salvetti.
Realìzación Especial de Vestuario: Betiy Pertot, Matilde Fleítas.
Diseño y Realizacíón de Vestuario: Arialía Pérez, Eugenia Waissman, Josefina Obregón, M. Luján Otamendi, Maria Baumann Aubone. María Elena Collinet, Mariana Bìsso. Vanesa Song.
Coordinacìón de Vestuario: Fernando Alsina.
Diseño Planta de Luces y Asesoramiento de Diseño de Vestuario: Jorge Arcagni.
Realización de Calzados: Julio César Guillaume Dozo.
Maquilladores: Guido Ignatti. Carolina Castro, Gabriela Ocariz.
Asistente de Escenario: Sebastíán Alonso.
Asistente de Coreografía: Leandro Gazzia.
Asistente de Dirección: Alejandro Cayrus.
Asistente de Producción: Germárr Marti.
Diseño de Imagen: Tría Comunicación.
Fotos: Adrián Nacirn.

-*-

Datos Adicionales

Esta producción editó un disco compacto (CD) con una selección de canciones:
1. Esto tú tendrás
2. Existo y existiré
3. Llegada de Drusila
4. Corre
5. Un nuevo césar
6. Pobre pueblo
7. Libertad
8. Yo soy Dios
9. Si yo pudiese
10. Cesonia
11. Ser madre
12. Senadores
13. Baile Mnester
14. Goza
15. Toma mi vida
16. Vivo
17. Corran ya
18. Como darte
19. Pobre César
20. Confesión
21. Venus imperial
22. Violación querea
23. Toma el poder
24. Debo
25. Muerte Mnester
26. Muerte Drusila
27. Muerte Calígula
28. Final

-*-

Elenco

-*-

google+

• Si encuentras algún error u omisión en esta versión, mándanos un mail con el detalle y lo corregiremos igualmente
• Si conoces otra versión de este musical que no figure aqui o si tienes fotos, o más información respecto a este musical, mándanosla por mail