Enviar
Red Teatral
locos por los musicales
Nada del amor me produce envidia
Nada del amor me produce envidia

Nada del amor me produce envidia

Nada del amor me produce envidia 2013

Suscribirse

Pais: Argentina
Ciudad: Buenos Aires
Año: 2013
Teatro: MAIPO ( C.A.B.A.-Argentina)

Direccion

Letras

-*-

Datos Generales

Es un melodrama musical cuyo anclaje es el mundo de las cancionistas argentinas de los años 30. Era muy común en esa época que la mujer que veía frustrada su carrera como cantante terminara dedicándose a la costura.

LA COSTURERA, admira a Libertad Lamarque imitándola hasta el hartazgo mientras realiza sus quehaceres en su pequeño taller. Hasta que un día, producto del azar ó del destino, la mismísima Libertad golpea su puerta para encargarle un vestido. La historia se complicará cuando Eva Perón seducida por la súbita fama de la costurera quiera encargarle también un vestido para ella - justo el mismo vestido y no otro - que está terminando para Libertad. Es así que la costurera deberá elegir (tal vez por primera vez en su vida) qué hacer con el vestido.

-*-

Datos de esta Versión

-*-

Datos Adicionales

Asistencia de dirección: Ernesto Donegana
Diseño gráfico: Gonzalo Martínez para Estudio Papier
Prensa: Duche&Zárate
Luces: Omar Possemato
Escenografía y vestuario: Graciela Galán
Musicalización: Alejandro Tantanian
Producción ejecutiva: Mano Szereszevsky
Producción artística: Lino Patalano

-*-

Elenco

-*-

Crítica

“EL BUEN DECIR DE LAS PALABRAS”

Excelente sería la posibilidad de que todo espectador haya podido presenciar también, la magistral versión anterior de “Nada del amor me produce envidia”. Aquella dirigida por Diego Lerman y protagonizada por la gran María Merlino, obtuvo un singular éxito, medido a través de su origen, en el off teatral. Esto para nada tira en contra de esta versión 2013, ya que al cambiar su director y protagonista, posee su propio brillo y desde la puesta tiene una gran magnitud, sabiendo que es un unipersonal.

Si bien, obviamente, la pieza sigue siendo de otro grande, Santiago Loza, nombre que de por si mueve a un público que lo busca; se logra con esta puesta un cambio bastante notorio, esto gracias a sus nuevo director y gran protagonista.

Soledad Silveyra, borda a su querible costurera con una calidez, que solo una grande sabe hacerlo. Cada uno de los gestos, risas y comunicación con el público (marcada diferencia con la anterior versión), hacen que uno se meta enseguida en esa especie de costurero que creó el director para su puesta.

Estamos en presencia de un personaje que muy bien conoce el autor, Santiago a sabido darle vida a mujeres que traen consigo una carnadura que supera la postura de la actriz, por un momento nos olvidamos de María/Solita y la costurera nos hace pensar, y hasta en algún momento, sufrir con ella.

Sabemos que hay un vestido en cuestión, y que si bien fue preparado para Libertad Lamarque, estrella del cine nacional, quien vivió muchos años en México, país que la albergó durante su exilio debido a la proscripción que sufriera, luego de una supuesta y casi mítica pelea con Eva Perón. ¿Será casualidad que la otra mujer que quiere el vestido (no una replica o uno similar, sino “ESE” vestido) y provoca la tragedia de la protagonista, es Evita? ¿Mera ficción?

Por suerte, me siento pertenecer al grupo privilegiado que pudo ver las dos versiones y a cada una de ellas pude valorarlas por diferentes motivos, aunque en los dos casos sobresale el carisma y talento de sus protagonistas.

Solita es dueña de un ángel que hace que sus personajes devoren la atención del espectador, no por nada es una de las mejores actrices argentinas que tenemos y considerándola dentro del movimiento más popular, masivo.

Por suerte también se decidió sacar las partes musicales que poseía la anterior versión y que cantaba María, esta es una medida propicia para cuidar a la actriz, siendo esto necesario, ya que no son imprescindibles para la obra. Si debo admitir que algunas partes quedan algo inconexas e incomodas, donde se nota que había una secuencia musical.

La iluminación de Omar Possemato es excelente, no solo maneja la calidez del espectáculo, sino que también acentúa los momentos de mayor intensidad de la obra.

La dirección es de otro gran director que últimamente toma proyectos para nada fáciles y de los cuales se nota la musicalización de su mano experta; se le agradece a Alejandro Tantanian tomar esos riesgos y realmente debo decir que su final elegido me encantó, me erizó la piel.

“Nada del amor me produce envidia”, es una intima pieza que tranquilamente podría llevarse delante de aquí a la eternidad, gracias al talento de su autor y aún mejor, una obra donde varias caras quedarían maravillosas.
Ojala mucha gente se sienta movilizada a verla, porque se lo merece, si bien la anterior fue un suceso, en esta ocasión donde el nombre de la actriz mueve por sí solo, encontrará eco más fácilmente entre el público. ¡Que así sea!, aún queda mucha tela por cortar.

GUSTAVO MARTÍN SCUDERI

-*-

google+

• Si encuentras algún error u omisión en esta versión, mándanos un mail con el detalle y lo corregiremos igualmente
• Si conoces otra versión de este musical que no figure aqui o si tienes fotos, o más información respecto a este musical, mándanosla por mail

La Escuela del Musical -->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS