Enviar
Red Teatral
locos por los musicales
Nombre del Musical
Nombre del Musical

Anthony Quinn

Suscribirse

Nació en Chihuahua, México, de padre irlandés y madre mexicana, con el nombre de Antonio Rodolfo Quinn Oaxaca. Algunas fuentes afirman que su verdadero nombre era Antonio Quiñones[sin referencias]. A muy temprana edad, su familia se trasladó a Texas y posteriormente a Los Ángeles, California; viviendo su primera infancia en Boyle Heights y en Echo Park.

Estudió en establecimientos educacionales de su barrio, sin alcanzar a terminar sus estudios, por el fallecimiento de su padre, lo que lo obligó a buscar trabajos informales para ayudar a su familia. En su adolescencia, aprovechando su complexión y su altura (1,88 m), practicó el boxeo profesional con el mismo fin. Más tarde cursó estudios, especialmente de pintura y de interpretación, en el Polytechnic High School, y arquitectura con Frank Lloyd Wright, obteniendo el primer premio por un diseño arquitectónico que realizó. Sin embargo, se sintió atraído por la carrera cinematográfica y luego de incursionar en el ambiente teatral, realizó su debut a los 21 años, como extra en la película The Milky way (1936) y con un rol en el film Parole (1936). En 1937 se casó con Katherine De Mille, hija del director Cecil B. De Mille; sin embargo su suegro no lo ayudó mayormente en su carrera. Por su apariencia "multiétnica" y su paso por el boxeo en sus facciones, siguió interpretando roles secundarios como nativo americano, mafioso italiano, gángster, chinos, árabes, filipinos e hispanos durante la década de 1940.

Consiguió su nacionalización estadounidense solo en 1947, por lo que no participó en la Segunda Guerra Mundial. A fines de la década volvió al teatro, obteniendo éxito en Broadway, en la obra Un tranvía llamado deseo del autor Tennessee Williams. Continuó su carrera en algunas series de televisión entre 1949 y 1951, volviendo al cine en la película ¡Viva Zapata! (1952) del director Elia Kazan, donde recibió su primer Oscar al mejor actor de reparto, por su interpretación como Eufemio Zapata, siendo el primer actor hispano en lograr el premio. Sin embargo, su apariencia lo siguió encasillando en papeles de macho o duro, interpretando a piratas y aventureros en sus siguientes filmes.

Una de las principales características de Quinn era el "robarse" el protagonismo del actor principal al destacar desde papeles secundarios.

En 1953 viajó a Italia, donde después de participar en algunas películas logró el papel principal en la película La Strada (1954) de Federico Fellini, que ganó numerosos premios internacionales. Con éste film, inició una nueva faceta interpretativa, marcada por el dramatismo y la intensidad en los roles que actuó en sus siguientes películas, bajo la dirección de importantes directores como George Cukor, Martin Ritt, Edward Dmytryk, John Sturges y Nicholas Ray, entre otros. También el paso a la madurez (cumplió 40 años en 1955) cambió su aspecto físico, lo que lo ayudó a conseguir roles de carácter.

Recibió en 1957 su segundo Oscar como mejor actor de reparto por su rol en la película El loco del pelo rojo del director Vincente Minnelli, sobre la vida de Vincent Van Gogh. Es destacable mencionar que Quinn solo aparece 8 minutos en la película. El rol principal lo interpretó Kirk Douglas, con quien había colaborado en el film Ulises en 1955 y lo haría en 1959 en el film El Último Tren de Gun Hill. En 1956 hizo una notable interpretación de Cuasimodo en el film El Jorobado de Notredame. En 1958 dirigió una nueva versión de la película El Bucanero (The Buccaneer), en la cual había participado en un papel secundario en 1938. Esta segunda versión sería su única participación como director de cine.

A comienzos de la década de 1960, y dentro de la moda “histórica” de Hollywood, interpretó destacados roles en las películas Los Cañones de Navarone, Barrabás y Lawrence de Arabia.

En 1964 realizaría el papel que lo marcaría el resto de su vida, en la interpretación del viejo Alexis Zorba en Zorba el griego (1964), del director chipriota Michael Cacoyannis, por el que fue nominado al Oscar como mejor actor principal. La música del film fue creada por el compositor griego Mikis Theodorakis. Quinn participó además como coproductor de la película. En los últimos años de la década de 1960, interpretó memorables roles en las peliculas La Hora 25, La Batalla de San Sebastián, Las Sandalias del Pescador y El Secreto de Santa Victoria, en el cual lució sus dotes histriónicas. La década de 1960 fue sin duda la mejor etapa de su carrera.

En las siguientes décadas volvió a ser encasillado en roles, esta vez basados en sus anteriores filmes. Sin embargo en la película Los Amigos o El Sordo Smith y su amigo Orejas (1973), del género Spaghetti western junto al actor italiano Franco Nero, logró un muy convincente rol como sordomudo.

En la década de 1980 participó en una decena de películas, sin mayor notoriedad. En la década de 1990 actuó en TV en la serie Hércules y comenzó a aparecer haciendo “cameos” en varios filmes, es decir, apariciones especiales para reforzar la publicidad de aquélla.

Actuó también en una nueva versión para TV de El Viejo y el Mar (1990) junto a su hijo Francesco. Ese mismo año aparece junto a los actores Kevin Costner y Madeleine Stowe en el film Revenge, donde interpreta magistralmente a un marido engañado.

En 1999 actuó en el filme brasileño Oriundi, junto a su hijo Lorenzo, participando además como coproductor. Su último rol lo interpretó como jefe mafioso en la película Vengando a Angelo (2002) junto a Sylvester Stallone.

Fue un gran actor que realizó con un talento innato numerosas películas a lo largo de su carrera; como actor secundario solía opacar al actor principal y cuando era actor principal su participación era simplemente proverbial, muchas de las cuales tuvieron gran éxito.

-*-

Títulos

-*-

Trabajos del Artista

google+

-*-