Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

DÍAS DE VINO Y ROSAS




SILVIA ABASCAL Y CARMELO GÓMEZ REPRESENTAN UN PARTICULAR “DESCENSO A LOS INFIERNOS” EN DÍAS DE VINO Y ROSAS


Hace ya 47 años que Jack Lemmon y Lee Remick afrontaron esta tragedia, con una película nominada a los Oscars (mejor dirección, mejor actor, mejor actriz…) y galardonada con el de mejor canción con “Days of Wine and Roses”. Hoy, Silvia Abascal y Carmelo Gómez, bajo la batuta de Tamzin Townsend, se enfrentan de nuevo al mundo del alcohol y su repercusión en la vida de los personajes de Sandra y Luis.

El equipo que ha puesto en pie esta obra ha tomado como referencia el texto de Owen McCafferty más que la propia película, versionado por David Serrano, e insisten en que “nada tiene que ver una cosa con la otra”. Lo que está claro es que durante la rueda de prensa todos parecían sentir el mismo entusiasmo por el proyecto y la misma implicación, y los actores, que por primera vez se suben a trabajar juntos a un escenario, manifestaron que se sintieron irresistiblemente atraídos.

Hacía ya dos años que su productor, Coté Soler, y el guionista David Serrano, habían comenzado a trabajar en la obra, después, según palabras de propio Coté “lo que hacía falta era encontrar actores dispuestos a mantener un fuerte compromiso”.

Carmelo recibió el texto y se apasionó inmediatamente. Igual ocurrió en el caso de Silvia, que aparcó todo en lo que estaba trabajando para embarcarse en esta intensa aventura, “es una experiencia salvaje emocionalmente, porque el alcohol saca lo peor que lleva cada uno dentro”, y la actriz destaca que “merece la pena. Para mí el teatro es terapéutico”.

Ambos actores pasaron un mes devorando toda la documentación visual y escrita que tuvieron a su alcance, además de asistir a reuniones de Alcohólicos Anónimos, un proceso de investigación que ambos consideraron como muy constructivo, tanto para su trabajo actoral como para su vida personal. Carmelo manifestó su miedo ante un trabajo tan duro y “un proyecto tan difícil, no sólo por el número de páginas”- añadió el actor con su habitual sentido del humor – “sino también por lo complicado cuando te metes en harina…”

Tamzin Townsend destacó que la obra es sobre todo “una historia de amor de dos personas que se encuentran empezando etapas nuevas de la vida”. La directora recalcó que “el proceso ha sido cien por cien positivo” y dice haber trabajado muy a gusto con los actores, a pesar de las dificultades que han podido encontrar en el camino.

Lo que era evidente para todos los que estábamos allí es que los actores, junto con el resto del equipo, tenían unas ganas tremendas de que la obra subiera al escenario y mostrar al público su trabajo, unido al nerviosismo lógico que precede a un estreno. Seguramente que las ganas y la entrega de todos los involucrados cosechará frutos muy positivos.


Silvia López-Ortega

google+