Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

EL TEATRO DE CAESAR AUGUSTA




Homenaje al teatro romano de Zaragoza, uno de los más grandes de la península


El teatro romano de Caesar Augusta merece especial atención en una revista como la nuestra ya que, a pesar de que fue construido en la primera mitad del siglo I en la época del emperador Tiberio y sus obras finalizaron bajo el gobierno del emperador Claudio, es uno de los teatros más grandes de la Hispania romana y el único del país que se ha conservado dentro de una ciudad habitada y en constante crecimiento.
Por sus dimensiones, 7.000 metros cuadrados, es uno de los edificios más espectaculares dentro de la arqueología de Zaragoza y de toda España. La orchesta tenía alrededor de 107 metros de diámetro y capacidad para unas 6.000 personas, cifra superior al número de habitantes que poblaban la ciudad en la época de su construcción. Ocupaba cuatro manzanas de la ciudad romana, espacio que ya había sido reservado para tal uso en la planificación de la ciudad en época de Augusto.
Al contrario que otros teatros que usaron desniveles en el terreno, el edificio se construyó en terreno plano, a imitación del Teatro de Marcelo de Roma, con una estructura de anillos concéntricos y muros radiales que se disponen formando una cavea o gradas que fueron recubiertas por losas de mármol. El teatro ocupó el punto más alto de la ciudad, con sus tres pisos y 22 metros de altura, dominando un eje que partía del teatro y llegaba al puerto fluvial, pasando por las termas y por el foro, siendo el teatro de Caesar Augusta el único ejemplo de este tipo de teatros en Hispania.
Poseía un acceso independiente desde la puerta central de la fachada hasta la orchesta y que recorría el teatro para uso de las autoridades, que accedían así directamente a los escaños reservados a ellos en el semicírculo orquestal. Este exclusivo acceso se puede observar también en los teatros de Turín o Minturno y puede deberse a la variedad de espectáculos que se celebraban en él.
El elemento arquitectónico más vistoso del teatro sería su frons scaenae, es decir, la fachada del escenario que cierra el anillo semicircular del graderío y, por consiguiente, el edificio, tanto por ser el marco decorativo que acogía las representaciones como por ser el lugar donde se realizaba el culto al emperador y sus divinidades.
Históricamente, se sabe que estuvo en uso hasta el siglo III en que sus materiales fueron re aprovechados para construir murallas y otras edificaciones y solo dejaron el hormigón de la estructura que se puede ver actualmente. Con el tiempo acabó por estar cubierto por otras edificaciones hasta 1974, en que excavaciones lo sacaron de nuevo a la luz. Lamentablemente, parte del teatro no ha sido excavado por encontrarse bajo la iglesia del Sagrado Corazón.
Tras su redescubrimiento ha sido acondicionado para ser visitado, albergando un museo y un Centro de Interpretación que muestran y explican los hallazgos arqueológicos, así como la historia del teatro y los géneros dramáticos, vida social y política de la época. Con un precio muy asequible, os animamos a todos a que vayáis a visitarlo para que la investigación de nuestras raíces no termine nunca.

Ana Isabel Auñón.

google+

-->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS