Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

ESCENAS DE AMOR




Un repaso por los diez mejores temas de AMOR del mundo musical


Pretender crear un CD universalmente válido es tan difícil como absurdo, pues, como bien es sabido, cada uno de nosotros es diferente. Si a eso le añadimos que hay tantos musicales (ya sea en versión teatral o en versión cinematográfica) como podamos imaginar, la tarea resulta mucho más ardua, porque queda claro que es imposible contentar a todo el mundo. Ahora bien, partiendo de este hecho, desde aquí les ofrezco una sugerencia temática: las mejores canciones de amor de los musicales (desde un punto de vista muy personal, eso sí).

Cada una de las diez canciones seleccionadas pertenece a un musical diferente, y va enunciada con el título que le fue dado al hacer la traducción en su adaptación española (si bien hay algunas canciones que, al no haber sido traducido de forma oficial el musical al que pertenecen, se presentan en su versión original).

Podríamos decir que las canciones que más llegan al público son aquéllas en las que alguno de los personajes se lamenta porque no puede conseguir el amor deseado. Suelen ser canciones desgarradoras, tristes o resignadas, o incluso puede que todo a la vez. Generalmente, nos hacen identificarnos con el personaje que las canta, pues casi todos nos hemos sentido frustrados o rechazados alguna vez en el tema del amor, y son tan universales en su contenido que podrían volver a la memoria del espectador en situaciones parecidas de su vida real:

- ‘Sola yo’ (On my own), de “Los Miserables”. Para mi gusto, la canción por excelencia del amor no correspondido. Como todo enamorado, Éponine encuentra en sus sentimientos un mundo de sueños y espejismos que nunca pueden llegar a cumplirse, pero que parecen aliviar temporalmente su pesar. Sin embargo, el golpe es más duro cuando la realidad vuelve a asomar por las rendijas de sus ilusiones y se ve forzada a reconocer que su situación es la que es y no la puede cambiar.

- ‘I’m not that girl’, de “Wicked”. Esta canción es muy parecida a la anterior, pues Elphaba también se lamenta de que el chico al que ama haya elegido a otra para compartir su vida. Ambas canciones terminan con un desesperanzado tono de resignación, lo que las hace mucho más lastimeras, si cabe.

- ‘No sé cómo amarle’ (I don’t know how to love him), de “Jesucristo Superstar”. Conocida desde su creación, incluso por aquéllos a quienes no apasionan los musicales, por el dolor que María Magdalena muestra en cada una de sus palabras. Un amor imposible en toda su plenitud.

- ‘Si no puedo amarla’ (If I can’t love her), de “La Bella y la Bestia”. Esta canción tiene una música preciosa, solemne y lúgubre que acompaña a la perfección el mensaje que la Bestia quiere transmitir en su desesperación. Si bien se encuadra en el mismo grupo que las canciones anteriores, señalo que esta vez el que canta es un hombre.
-
Así que, ya saben, si sufren las vicisitudes de un amor no correspondido, escuchen alguna de estas canciones y consuélense en sus pesares.

Por otro lado, encontramos en los musicales canciones en las que varios personajes confiesan su amor por una misma persona. Todos estos personajes se convierten, de una forma u otra, en rivales que tendrán que luchar por un único corazón. Desgraciadamente, es forzoso que alguno de estos personajes salga malparado.

- ‘Su mirar’ (In his eyes), de “Jekyll y Hyde”. Emma y Lucy viven dos vidas muy diferentes, pero ambas caen rendidas a los pies de Jekyll. Lo genuino y llamativo de esta canción es que cada una muestra la fuerza de sus sentimientos de forma tan parecida que nos hacen ver que lo importante de las personas en realidad es lo que llevan dentro.
- ‘Belle’, de “Notre Dame de París”. En esta ocasión son los tres hombres protagonistas del musical (Quasimodo, Frollo y Febo) quienes suspiran por el amor de Esmeralda. Los sentimientos que inspiran a cada uno de ellos son completamente diferentes, y ni siquiera sus fines pueden equipararse, pero su fervor podría hacer tambalearse a la mismísima catedral de Notre Dame. Recomiendo sin dudar esta canción, sobre todo en su versión original, pues la conjunción de la música y el acento francés dan verdaderos escalofríos.

Convendría destacar otro grupo de canciones que, en la mayoría de los casos, se encarga de arrancar los suspiros de complacencia de los espectadores: son aquéllas en las que los amantes se declaran y se juran amor eterno.

- ‘Quién vivirá por siempre’ (Who wants to live forever), de “We will rock you”. El mensaje de esta preciosa canción ya fue tremendamente esclarecedor cuando el grupo Queen la compuso allá por 1986, pues demostraba que el amor desafiaba al tiempo y era capaz de trascenderlo hasta hacer que existiera un SIEMPRE.

- ‘Sólo eso pido yo’ (All I ask of you), de “El Fantasma de la Ópera”. La clásica canción de amor en la que el joven se erige en protector de la frágil dama enamorada y ambos quedan comprometidos. Aun así, esta canción desprende un lirismo fascinante.

- ‘Too much in love to care’, de “Sunset Boulevard”. Betty y Joe están tan enamorados que todo aquello que el mundo exterior pueda decir sobre ellos, no les importa. Una vez más, se demuestra que el poder del corazón acalla siempre a las malas lenguas.

- ‘Come what may’, de “Moulin Rouge”. No he podido resistir la tentación de incluir esta canción, aunque “Moulin Rouge” no sea un musical ni teatral, ni estrictamente original. ‘Come what may’, o ‘Pase lo que pase’, como tendríamos que decir en castellano, es el ejemplo absoluto de que el verdadero amor puede con todo: podrá terminarse el mundo, las estrellas se podrán apagar, pero no hay montaña demasiado alta, ni río demasiado ancho para el amor.

Esmeralda López Muñoz

google+

La Escuela del Musical -->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS