Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

LA PRIMERA VEZ QUE SUBES A UN ESCENARIO




La experiencia, contada por una actriz


Aquí y ahora. Los focos iluminan un escenario vacío aparentemente, con un telón que cubre lo que ha sido parte de una vida, momentos inaccesibles para el alma en ocasiones de normalidad, pero una rutina para la persona en cada ensayo. Tus ojos vacilantes e inquietos se dirigen hacia las butacas que recubre la tela roja, sin poder observar en ocasiones la claridad de todas ellas por culpa de algún que otro foco (aunque bien colocado)pero que incordia.

Un olor especial recubre cada esquina del teatro, impregna tu ropa, tus manos, tu pelo, y ese palpitar que sientes en las sienes no te permite escuchar la orden de que el público esta preparado para poder bajar y que tú, junto a tus compañeros, podáis hacerles vibrar, encantar, soñar, disfrutar o simplemente entretener durante unos minutos en los que tu respiración marca un ritmo acelerado pero constante, tus manos se mueven de forma inconsciente bajo pequeñas vibraciones y un cosquilleo enorme recorre tu estómago de arriba abajo, dejando escapar una sonrisa impulsiva.

Ya está todo: comienza el murmullo del público que llega hasta tus oídos en oleadas de más a menos intensidad. ¿Estará él o ella?, ¿mamá o papá?, ¿o los dos?, ¿y si nadie viene a verme? Todos los síntomas empiezan a acrecentarse, te permites retirar bajo una esquina el telón para así poder observar paulatinamente a las diferentes personas que van sentándose y con la esperanza de poder ver a quien tú deseas, a quien no quieres defraudar, a quien quieres que durante unos segundos disfrute contigo, a quien quieres que se sienta orgulloso de ti.

Un paso y el telón se subirá y dejará al descubierto el alma de los que trabajaron para que este momento pudiese hacerse realidad, mejor o peor pero no puedes rechazarlo porque una pequeña parte de tu vida ya esta presa entre cada telón, cada butaca, cada parte de madera de ese escenario que sujetó tus pies y los llevo hasta el momento que tú quisiste. La música comienza, cada nota eres capaz de identificarla de sentirla pero un pequeño miedo provoca la inseguridad y ¿ahora? El ritmo de la escena está marcado, sólo debes demostrarte a ti misma que eres capaz de hacerlo.

Un aplauso, un pequeño fallo, pero ahora nos cojemos de la mano y saludamos porque el público también forma parte y es imprescindible para ese pequeño gran sueño.

Hoy descubrí que con todas las letras, de una forma u otra unidas, jamás podría explicar lo que sentí la primera vez que subí a un escenario. Solo sé que necesito inyectarme de esa pequeña sustancia para poder sentirme viva.


Miryam Blas López

google+

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS