Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

NOS FUIMOS DE CHIRIGÓTICAS CON LAS NIÑAS




Crítica de “La chirigóticas de las Niñas”, que llega al teatro Alfil hasta el 14 de septiembre.


Se abre el telón, y nos encontramos con cuatro mujeres, que bien podrían ser de raza gitana, vendiendo su género en el típico mercadillo, clamando al unísono y dejándose sus pocas fuerzas en llamar la atención del caminante, como ya nos tienen acostumbrados este tipo de ocasiones.
Pero no, no se trata de un chiste, o sí, según se mire. En este caso se puede considerar mucho más que eso, puesto que lo que aquí nos acontece, es la obra teatral de “Chirigóticas”, un espectáculo humorístico, ágil y divertido, de una hora y media de duración, que nos hará pasar, sin duda, uno de los mejores ratos de este caluroso verano.
El teatro Alfil vuelve a arriesgar con este número, protagonizado por cuatro desconocidas, aunque sobradamente preparadas actrices: Alejandra López Segovia, Ana López Segovia, Teresa Quintero y Arantzazu Garrastázul. Desde las tierras gaditanas, allá por la Andalucía más fresca y alegre, llegan sus cuatro protagonistas, expertas del carnaval gaditano con más de 12 chirigotas en su repertorio, que ha recorrido, durante años, las calles de Cádiz, hasta dar lugar a las tres historias independientes que veremos sobre las tablas: “La tela lo vale”, “las emigrantes” y “Cambio de estado”.
Al más puro estilo del costumbrismo romántico de autores como Larra, nuestras actrices juegan con todos los afectos, y todos los rechazos, con todas las complicidades, y los no pocos prejuicios de la sociedad que hoy vivimos. Son capaces de ridiculizar las creencias más arraigadas y de satirizar las costumbres más tradicionales, como pueden ser las despedidas de soltera o los mercadillos de barrio.
Y es que su director, Antonio Álamo no puede estar más orgulloso con esta propuesta. La unión de la chirigota gaditana con estas cuatro mujeres, ha dado un resultado más que satisfactorio: un engranaje perfecto entre canciones y acción, separando, eso sí, los tres actos, creando un espectáculo lleno de frescura, humor inteligente y música para realizar una divertida y singular parodia del carnaval gaditano, sin tener nada que envidiar al homónimo carioca o brasileño.
Con una nula escenografía, ausencia de música y carente iluminación, el montaje logra dar el completo protagonismo a quienes, de verdad hacen, de este estreno, un triunfo: las actrices, con sus ideas más que sorprendentes y descabelladas y sus ingeniosos y ácidos golpes de humor, siempre teñidos de la más pura ironía. No hace falta nada más que ellas mismas para llenar el escenario; apoyándose en la creadora de sus canciones, Ana López, cuya fuente de inspiración es: “lo que pasa en la calle”, donde han sido realmente curtidas, por lo que consiguen, desde el primer instante, contactar con el público. Es esta herencia lo que le lleva a crear letras corrosivas, parodiando grandes reliquias del mundo musical, dando resultados como “María sube al Mercedes”, “Esto ensancha” o la inolvidable versión de “Contigo aprendí”, aunque el repertorio puede dar mucho más de sí, siendo uno de los temas estrella el “Padre Nuestro” dedicado al bailarín del club de alterne, siempre resaltando a los personajes de a pie, sin grandes pretensiones y con la única intención de hacer reír. Pero no sólo gracias a la calidad de los versos, sino también a la extraordinaria naturalidad de las cuatro actrices/cantantes, que sólo puede venir dada por el entorno en el que han crecido, siempre teniendo en cuenta la importancia de la ciudad en la que han vivido: Cádiz.
Con toda esta genialidad por parte de las protagonistas, el resultado solo puede ser exitoso y plausible. Tanto los aficionados que van predispuestos al aplauso, como los eternos críticos más exigentes, tienen todas las posibilidades de caer rendidos ante estas cuatro mujeres que, únicamente, valiéndose de su genio, profesionalidad y bien hacer, consiguen hacernos pasar un buen rato y, salir del teatro, con la impresión de haber desconectado, por un momento, de la tristemente, actual, sociedad de la que se burlan.


LO MEJOR:
- La profesionalidad de las actrices
- el ingenio de Ana López
- los golpes de humor


LO PEOR:
- la carencia de iluminación en algunas ocasiones
- la conexión entre acto y acto


PUNTUACIÓN: 4/5 IMPRESCINDIBLE


Ana Isabel Auñón

google+