Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

RENT SE DESPIDIO DE BUENOS AIRES




Crónicas de un “Rent-freak"


“Rent, el musical” se despidió de Buenos Aires

Crónicas de un “Rent-freak”

Tengo una imagen en mi mente y hoy la quiero compartir: Me puedo ver en un salón muy grande, sentado junto a un grupo de personas de forma tal que todos nos podemos ver a la cara y al momento de presentarme, digo:

“Hola, me llamo Facundo y soy un “Rent-freak”

Cuando mi amiga norteamericana Lori Fried me escuchó hablar con sumo entusiasmo acerca de la cantidad de veces que había visto un musical sobre unos artistas bohemios y ocupas de un edificio abandonado en Nueva York, que entre varios factores luchaban por sobrevivir a la enfermedad del sida, ella no dudó en advertirme que me había convertido en un Rent-freak. De todos modos, esta especie de adicción por una pieza artística como Rent es algo sano, que a cualquier persona sensible le llena el espíritu y le ayuda a traducir sus sentimientos.

¿Cómo hice entonces para convertirme en un Rent-freak? Lo cierto es que los indicios se fueron delineando con la misma experiencia y a esta altura del partido pienso que muchos se identificarán al ver que le pasan cosas similares como… Cuando la banda sonora del musical se convierte en el regalo perfecto de cumpleaños para cualquiera de tus personas queridas. O cuando te reunís con familiares o amigos para una noche de películas y muy sutilmente decís: “No sé que tenían pensado ver, pero justamente tengo el dvd de “Rent” en mi mochila” y así te disponés a disfrutar del filme cómo si fuese la primera vez. O en casos más particulares, cuando los empleados de boletería del teatro al verte ya te conocen hasta por tu nombre y te dicen “Hola, Facundo. ¿Cuántas entradas de Rent te llevás hoy?” Entonces te das cuenta que tu Rent-freakismo se ha vuelto incontrolable.

Rent no solo es parte de lo que quise transmitir en los párrafos de arriba. Si bien es un show que te hace reír y te conecta con los personajes desde un comienzo además te llega al corazón y logra que hasta muchos lloren a moco tendido. Estos altibajos en la historia misma de Rent me hicieron pensar en su creador, Jonathan Larson. Él nunca vivió para ver el resultado de su obra, ni mucho menos el fenómeno en que se convirtió. Jonathan falleció un día antes del estreno de su musical a causa de una aneurisma de aorta. Su visión artística y proyecto era poder fusionar a la generación MTV con el mundo del teatro musical, pero hoy se puede afirmar que logró mucho más que eso ya que él trascendió más allá de su propia existencia. Me pregunto si alguna vez Jonathan se hubiese imaginado el alcance de su obra. ¿Qué hubiese hecho al ver una Mimí porteña cantar: “Nací para bardear” o a una Maureen diciendo: “¡Pupi!”? Rent creció a pasos agigantados, cruzó fronteras, emocionó a un público mundial y hasta fue traducido a 22 idiomas. El pasado 7 de septiembre su última función en Broadway fue filmada en alta definición y se la pudo ver recientemente en salas de cine digitales de USA y Canadá.

En Buenos Aires, la cita obligada de los “Rent-heads locales” y a su vez varios “Rent-freaks” se dio el 28 de Septiembre para la última función de Rent en la Argentina. Las actuaciones de sus artistas fueron únicas, cada uno le dio un toque especial a su personaje, todos se emocionaron hasta las lágrimas y ofrecieron una función histórica que se transmitió en las reacciones del público que no paramos de ovacionarlos y cantar las canciones. Ese día no me sentí el único rent-freak que conozco. Afortunadamente, éramos toda una convención de Rent-freaks que supimos disfrutar de una noche increíble. Quise escribir esta crónica para felicitar a todos aquellos que formaron parte de Rent, sé muy bien que para muchos espectadores el paso de este musical por la cartelera porteña será algo muy difícil de olvidar.
¡Viva, La Vie Bohème!

Facundo Espósito

google+