Enviar
Red Teatral
locos por los musicales
Argentinien
Argentinien
Argentinien
Argentinien
Argentinien

Argentinien

Argentinien 2012

Suscribirse

Pais: Argentina
Ciudad: Buenos Aires
Año: 2012
Teatro: NACIONAL CERVANTES (C.A.B.A.-Argentina)

Direccion

Letras

-*-

Datos Generales

Se desarrolla en Arizona, una desolada estación de tren a la que llegará un nuevo jefe, Stefan. El personal estable -Lidia, Fortunato y el Rusito- lo espera con una mezcla de esperanza y temor en ese frío y remoto paisaje del que son parte. Transcurren los años del primer gobierno de Perón, tiempo de la nacionalización de los ferrocarriles.

Es esta la anécdota que desencadena la acción de esta obra que propone un material de rica teatralidad.

-*-

Datos de esta Versión

-*-

Datos Adicionales

Producción TNC: Ana Riveros
Fotografía: Mauricio Cáceres
Diseño gráfico: Lucio Bazzalo
Asistencia de dirección: Vanesa Campanini
Música: Jerónimo Romero
Iluminación: Marco Pastorino
Vestuario: Vanesa Abramovich
Escenografía: Marcelo Valiente

-*-

Elenco

-*-

Crítica

“VIENTOS DE CAMBIO” (Nuestra crítica)

Argentinien, de Pedro Gundesen, no se podría haber estrenado en otro teatro que no sea el Cervantes y que más decir, que se da en la pequeña sala Orestes Caviglia, esto se aclara ya que el clima de este hermoso teatro es ideal para esta obra, dirigida por Luis Romero.

Desde que entramos a la sala nos invade una sugestiva escenografía, yo diría que nos traslada, a esa estación abandonada en un periodo de por más particular de nuestra historia nacional, inmediatamente, siendo uno de los aspectos positivos de ella, muy buena la labor de Marcelo Valiente. Pero llegó el momento de llenar esa puesta con personajes, historias y con algo que decir, todo eso por suerte se cumple.
Argentinien viene de una gira por el interior con un gran suceso, a salas llenas y elogios de por más satisfactorios, era hora que nosotros también podamos disfrutarla, situación extraña, ya que estamos acostumbrados a que sea al revés, se estrena en Capital y luego sale de gira.

Con una dramaturgia muy interesante en el lenguaje y en la variedad de tonos y colores que se utiliza, ya que cada uno de los personajes, excelentemente construidos, tienen su personalidad y su registro justo, Pedro también utilizó mucho de su historia para empezar a volar con su imaginación, ya que nosotros también llegamos a esa estación abandonada, que se inicio como un proyecto, pero nunca vio un pasajero y menos un tren. Si bien eso sucede en la obra, uno se imagina que más sucede en la mente de algunos de los personajes o bien de todos en algún momento de su historia. Pedro nació en un pueblo que también se fundó y creció gracias a la construcción de una estación ferroviaria y que pasado el tiempo se quedó varado sin un tren. Justamente donde se desarrolla la acción es en la última estación del ramal Argentine Pacific Railways, y en el contexto que separa el primer gobierno de Perón y la nacionalización de los ferrocarriles, eso se demuestra de una forma muy sutil, ya sea por el sonido de una radio o por los afiches pegados en las paredes de la estación, pero esta no es una obra militante, sino que va mas allá del mero contexto político, para decantarse por subrayar la incomunicación de las personas. La estación tiene a sus guardianes y cada uno de ellos sueña con un porvenir, visualizándolo en esos vagones a punto, supuestamente, de llegar. Hace mucho que no veía una obra con personajes tan entrañables cada uno de ellos. Así tenemos al Rusito, el corazón de la historia y el que, a pesar de su inocencia, más en claro tiene la situación del grupo; una especie de bocanada de aire fresco para el resto de los personajes en su agobio. Fortunato es el guarda de la estación, un tipo gruñón, de pocas palabras y desesperanzado, que secretamente siempre espero el amor de Lidia. Ella, coja de una pierna, trabaja en la sala de comunicación de la estación, está siempre dispuesta a encontrar un joven y rico amor que la saque de ahí. Para cerrar a este grupo de seres solitarios tenemos a Stefan, nuevo jefe de estación, y pronto objetivo de Lidia, y de cierta manera de los personajes masculinos por diferentes motivos.

Sería injusto centrarse en una línea argumental plana, porque lo que cuenta Argentinien es un sentimiento, una sazón, una esperanza, que cada espectador la llevará para el lado que sus sentimientos diga, eso es también lo rico de la obra, su abstracción.

Para los personajes, Luis no pudo acertarle más, todos ellos son magníficos, grandes actores y futuras promesas. Como Fortunato está Claudio Rissi, que le pone toda su presencia y voz al personaje, Lidia es la gran Mimí Ardú, que a la vez de estar preciosa en el escenario, dota a su Lidia de una ternura perfecta, es un placer ver a Mimí en el escenario, para aquellos espectadores que la ven más en el cine, será una sorpresa. Y voy a separar a estos dos personajes por un motivo que me encantó: tenemos al Rusito personificado por un muy joven actor, a tener en cuenta, Juan Luppi, está perfecto y a la altura de estos grandes actores y a Stefan interpretado por otro de los grandes, Alejandro Awada, su postura, su voz, su actuación es sublime. Lo que a estos dos personajes diferencia del resto (ignoro si es marcación del director) es que constantemente incluyen al espectador en la acción, ellos nos miran realmente a los ojos (esto también se logra por la intimidad de la sala), en un momento Stefan habla y sentí que me lo contaba a mí, emoción pura, muy bien!

En conclusión un teatro muy nacional, con una historia propia, con personajes entrañables, un director y escritor impecables y un grupo de actores maravillosos, no me quedan adjetivos por decir, solo el hecho de decir que vayan a verla y los acompañen en su soledad.

GUSTAVO MARTÍN SCUDERI

-*-

google+

• Si encuentras algún error u omisión en esta versión, mándanos un mail con el detalle y lo corregiremos igualmente
• Si conoces otra versión de este musical que no figure aqui o si tienes fotos, o más información respecto a este musical, mándanosla por mail